La Alquimia de Afrodita

Afrodita



... Una sexualidad disfrutada de forma totalmente conectada con la naturaleza, incluyendo la ternura, la sensualidad, la genitalidad y la espiritualidad, nos consiente relacionarnos intensamente con nuestros propios deseos para vivirnos con m√°s libertad y plenitud.

La sensualidad 

es un lenguaje directo con las emociones, que habla al deseo, relaja todo nuestro ser y nos lleva al éxtasis, como todo lenguaje debe ser expresado, tiene derecho a pronunciar sus necesidades, respetar y escucharnos sigue siendo la clave del compromiso de amar la totalidad de nuestro ser. Dicho lenguaje habla de nuestros deseos, nuestras necesidades, de todos los matices de nuestro interior, es la sensualidad interior: los pensamientos, la energía sexual, el degustar y disfrutar del fruto de nuestra personalidad. Cuando nuestra sensualidad tiene voz y voto y no es acallada ni reprimida, ni censurada, nuestra personalidad emana magnetismo personal que envuelve tanto consciente como inconscientemente a todo lo que nos rodea.









C√≥mo podemos conectar con nuestra sensualidad y dejar que se exprese libremente? Sensualidad viene del lat√≠n sensualitas ‘relativo a los sentidos’, de sensu- (lat. sensus, -us ‘sentido, sensibilidad’), es a trav√©s de los sentidos como conectamos con nuestra sensualidad natural, cuando todos los sentidos est√°n despiertos y activos, estamos no s√≥lo viviendo plenamente y percibiendo todo los dones que nos ofrece la vida y la naturaleza, si no, dejando que nuestra sensualidad se alimente, crezca y florezca, lo cual se traduce inevitablemente a plenitud sensitiva, emocional y a un magnetismo personal irresistibles. Gozar de la vida,

gozar de nosotras

, gozarlo todo, es algo que la naturaleza hace a diario, porque la vida requiere de dicha total conexión sensitiva para unir nuestro cuerpo físico a la naturaleza y así alimentar nuestra psique, emociones y espiritualidad, pero sobre todo nuestro amor propio más nativo.
Es por ello muy importante abrir y disfrutar plena y conscientemente de nuestros sentidos cada día. Vivimos en el tiempo de las prisas, corremos por todo, o nos estresamos de continuo por llegar a todo, y perdemos la magnitud del camino, que está repleto de gozo, perdemos nuestra conexión con la naturaleza, perdemos nuestro brillo personal que es nuestro magnetismo con la tierra y todo lo que nos rodea, y así perdemos nuestra sensualidad y su libre expresión salvaje.

Qué pasa cuando percibimos con nuestros sentidos algo que nos gusta?
Imagina:
- Las gotas de agua cayendo sobre tu piel en la ducha.. el agua es vida y tu piel goza de su presencia…
- Tu mano tocando una manzana, sintiendo su textura, eman√°ndote de su forma y el tacto de su piel…
- Cepillarte o acariciarte tu cabello son prisa, desde la ra√≠z hasta las puntas…
- Saborear la comida lentamente, percibiendo cada bocado como una explosi√≥n de sabor, textura, temperatura, aroma…
- Tocar las cosas, las texturas, jugar con ellas, fundirte en ellas…
- Escuchar tu canci√≥n favorita, cerrando los ojos y viajando con la melod√≠a…
- Oler una flor, inspirar su aroma, su calidez, su frescura, su magia…...

©  Anna Vijo
Extracto de:  Las Esencias Alqu√≠micas Femeninas
https://www.aromaesencias.com/p/blog-page.html







.

Follow by Email