Aromaterapia para los niños

aromaterapia


A lo largo de la historia, las enfermedades de la infancia han sido tratadas siempre con la medicina de las plantas. Los niños solían ser arrullados por el olor fragante de la lavanda y el eneldo, comúnmente conocidas como almohadas de sueños. Los indios americanos utilizaban una amplia variedad de plantas medicinales para curarse a sí mismos y a sus crías. Ellos usaban siempre remedios naturales para tratar las dolencias como las erupciones (del paño “o pañal”,  o por el calor), resfriados, etc además de usar para el aseo de sus bebés hojas de fresas y de frambuesas.. Otras hierbas y plantas que los indios americanos utilizaban fueron la hierba de búfalo (hierochloe odorata), la salvia o la miel silvestre.
A los bebés les encanta el olor. Identifican así gracias al sentido del olfato el mundo que les rodea desde su primer instante de vida.  Uno de los primeros aromas que un bebé reconoce es la de su madre.
Si se introduce la aromaterapia en el cuidado de nuestros pequeños creamos impresiones duraderas en ellos, además de que es beneficioso tanto para el bebé como para la madre.
Se ha demostrado que los olores prenatales "inhalados" (percibidos) por un bebé a través del líquido amniótico son sus también sus olores preferidos después.
Hay que tener en cuenta que la piel de los bebés y de  los niños es mucho más sensible que la de los adultos. Cualquier aceite usado en un bebé o un niño debe diluirse siempre con aceite base vegetal:

- 3 a 6 meses: lavanda, manzanilla romana: 1 gota de aceite; por cada 3 cucharadas de aceite de coco

- 6 a 12 meses: lavanda, manzanilla romana, rosa: 1 gota de aceite; 2 cucharadas de aceite de coco

- 1 a 6 años: manzanilla romana, lavanda, naranja, rosa, árbol de té: 2 gotas de aceite; 2 cucharadas de aceite de coco

- 7 a 12 años: todos los aceites esenciales. Utilizar la cuarta parte recomendada para la dosificación de los adultos.

Mantener siempre los aceites esenciales fuera del alcance de los niños.
No utilizar nunca aceites esenciales para los niños que contengan un alto porcentaje de mentona; por ejemplo, la menta (Mentha x piperita). Pueden causar reacciones adversas graves, incluyendo colapso respiratorio.
Los siguientes aceites esenciales no son recomendables ni de uso seguro para los niños: albahaca, enebro, hisopo , cualquier aceite esencial que sea alto en mentona, por ejemplo, menta (Mentha x piperita) y Menta (Mentha arvensis).


Aceite de coco para el embarazo y el cuidado del bebé


El aceite de coco
es increíble para el cuidado de la piel de la madre y del bebé.
Cambiar las cremas comerciales por aceite de coco es el aliado estrella para cuidar la piel durante el
embarazo y para el bebe
durante todo el puerperio y lactancia


- Tras limpiar el rostro con un jabón natural, aplicar aún con la piel húmeda un par de gotitas de aceite de coco en el rostro, dejamos que el aceite se absorba de modo natural. Gracias a sus propiedades naturales antibacterianas y antifúngicas previene la aparición del acné durante el embarazo.
Además de que tiene un FPS 4-6…
(….)
- Tras cada ducha aplicar sobre la piel mojada por todo el cuerpo aceite de coco, así con la piel ligeramente humedecida, la hiperemia que se produce resultante de la ducha facilita la total absorción del aceite de coco y sus componentes naturales: los ácidos mirístico y láurico . Éstos proporcionan a la piel una gran tonicidad que es muy necesaria por el gran crecimiento y cambios de la piel durante el embarazo, y la prevención de las temidas estrías.
Otorga una  máxima protección, suavidad y tersura, gracias a su alta acción reestructurante: dan a la piel luminosidad natural, suaviza las capas dérmicas y no solo deja la piel limpia, sino también más tersa.
Actúa como un gran relajante mental y físico y constituye un alivio para los síntomas de pesadez y cansancio durante el embarazo mediante reconfortantes masajes…
(…)
- Además gracias a la acción antibacteriana del aceite de coco, puedes prepararte un desodorante natural con el mismo: con partes iguales de coco, bicarbonato y harina de maíz, batir hasta obtener una crema homogénea y ya tienes tu desodorante totalmente natural y suave, y lo que es mejor: sin aromas artificiales que tanto molestan durante el embarazo.

(…)

- El aceite de coco es perfecto para el tratamiento de la costra láctea del bebé: La costra láctea es un proceso natural de hiperacción de las glándulas sebáceas de la cabeza del bebé, y ser tratada con el aceite de coco, es la opción más respetuosa y a la vez eficaz con su delicada piel…


Anna Vijo

Para aprender más: https://www.cursosaromaterapia.site/


.

Follow by Email