La magia del ungüento de mirra



En cierta ocasión un águila fue capturada por un hombre. Éste le cortó las alas y la dejó en su casa en compañía de las gallinas. El águila estaba abatida y no comía nada por la tristeza. Y era igual a un rey prisionero. Otro hombre que la compró, le arrancó las alas y tras ungirlas con ungüento de mirra* logró que renacieran. El águila, echando a volar y apresando entre sus garras una liebre, se la llevó como regalo. Una zorra que lo vio dijo: «No se la des a ése, sino al primero, porque ése es bueno por naturaleza; en cambio, congráciate más con aquél, no sea que vaya a cogerte de nuevo y te arranque las alas». Se debe corresponder debidamente a los bienhechores y alejar prudentemente a los malvados.

El águila con las alas cortadas y la zorra, Fábula de Esopo  (* ed. E.Chambry)


El poder de sanador tópico de las resinas es de lo más poderoso, son los regenerantes cutáneos más potentes: llagas, grietas, quemaduras, cicatrices, estrías, marcas de acné, eccemas... Gran acción antiarrugas, son puros bálsamos y el mejor cuidado para nuestra piel. Antiinflamatorios y analgésicos naturales.
Cuando se hace una herida a una planta no se cierra nunca. La única protección que tiene el reino vegetal  es revestir la herida con una nueva corteza generada gracias a la segregación de su resina.
Aquí os explico cómo hacer ungüento de resina: http://www.aromaesencias.com/2017/10/haz-tu-propio-balsamo-medicinal-de.html

Anna Vijo
Para aprender más: http://escuela-endae.blogspot.com.es/



.



Publicar un comentario