Taller online Tarot Evolutivo



EL CÍRCULO SAGRADO DE LA EMPERATRIZ

Y ella dibujo un círculo con el dedo de Júpiter, un círculo lo suficientemente grande como para recostarse dentro de él… allí, sobre tierra mojada y en medio del silencio taciturno, bajo la luz intensa de LA LUNA, entre miles de luciérnagas incandescentes, comenzó a adentrarse en su propia alma, comenzó a sentir sus emociones una por una, y a reflejarse en las profundas olas de su revoltoso mar. Esa luna la adormeció por completo, de tal forma que comenzó a soñar, a soñarse a sí misma llena magia y vida, y pudo ver en ese sueño como un escarabajo dorado la invitaba a reinventarse, sanarse, y re-descubrir su poder femenino, consagrándose como LA EMPERATRIZ.
Mujer hermosa, de inteligencia sublime, conservadora de las fuerzas oculta, ella La Emperatriz, está llena de dulzura, idealismo, es una verdadera mujer cósmica.

El momento de ensoñación estaba culminando, sus parpados comenzaban a despertar y ella ahora podía sentir el contacto de sus pies descalzos con la tierra húmeda, sentía el rocío sobre su cuerpo sentía el amor embellecido por la noche y sentía LA FUERZA suficiente para alzar sus brazos al cielo, para agradecer, y solicitar la protección necesaria a sus ángeles de todos los tiempos.
Ella, La Emperatriz, observaba aquel espacio sagrado que intuitivamente estaba creando. La noche se encargó de inspirarla, y alrededor del círculo comenzó a girar, girar y girar… danzaba una melodía suave, y de pronto se detuvo, observo fijamente y desde el centro trazó con los dedos del pie una ESTRELLA de ocho puntas, como símbolo de su esencia, pura y transparente, comunicativa, creativa e intelectual.

El cielo continua estrellado, los arbustos, el círculo en medio de un campo bajo una noche mágica, LA ESTRELLA en el centro, y ella danzando en el aire conectaban su mundo interno al mundo externo en un ritual puro y delicioso. Venus o la estrella como símbolo de su resurrección daban lugar a los primeros rayos del SOL. Dios Ra de los Egipcios, Dios Inti de los Incas, Ahau de los Mayas, Helios de los Griegos… El sol, es y será fuente de luz y energía universal, en todas las civilizaciones, en todos los tiempos, y ella lo sabía.

El amanecer se sentía sobre el rostro de la Emperatriz, el Dios Sol iluminaba sus ojos y su sonrisa, con su esplendorosa luz y toda LA FUERZA que sentía en sus manos, sabía que el ritual se había consumado. Con confianza en sí misma, decidió cerrar su círculo sagrado, agradeció a todos sus guías espirituales, ofreció su don al servicio de la humanidad, toco la tierra, beso el aire, encendió un incienso y escribió en un trozo de papel la bitácora de este viaje. Se despidió y comenzó a caminar de regreso a casa, renovada, con mucha energía a flor de piel, disfrutando hasta el último instante del camino, porque ahora sabía que el poder estaba dentro de su corazón y solo ella tendría la llave para activar esa energía.

La emperatriz, a partir de ese día lo pudo comprender todo, logrando la mística sanación.

Autora: Vanina Rinaudo


Magia pura de Vanina Rinaudo en uno de los ejercicios de conexión del taller online Tarot Evolutivo  http://escuela-endae.blogspot.com.es/2015/06/taller-de-tarot-evolutivo-online.html granDiosa Vanina, granDiosa 💖



.
Publicar un comentario