Aromaterapia energética




... en sí el ser humano es como un árbol a su vez: raíces, tronco, hojas, frutos, y flores que serían ésta ya el nivel más emocional, aun teniendo en cuenta que tratamos en sí al ser humano como un todo Holístico, y sus correspondientes aceites esenciales, es un modo más rápido de memorizar y entender las necesidades holísticas de todo ser humano, centrarnos en la tierra (raíces, primeros chakras, además sabiendo que si éstos fallan falla en sí toda la estructura , es decir el resto no está bien), el tronco: que corresponde a la fortaleza humana, la columna y las cargas físicas de la vida cotidiana, aceites esenciales de madera, cortezas, son los que corresponden más acordes, las hojas es la mente, como tal aceites esenciales de hojas (menta, ciprés, etc) son los que más se relacionan, los frutos y flores son siempre más el campo emocional, distinguiendo éstos entre los frutos mismos en todos los campos de la vida de una persona como el éxito emocional que aporta entusiasmo al ser humano para proseguir (por ello los cítricos son pura alegría), o las flores como las emociones más sublimes. Las resinas: las lágrimas, teniendo en cuenta que éstas (tanto las humanas, como en el árbol) brotan del interior más profundo y escondido (oscuro, misterio), y nos conectan con un “amor” superior, por ello se emplean también en meditación.
No es importante en una correcta terapia con los aromas la correlación estricta, ni la definición exacta vibracional de cada aceite esencial, porque al igual que he explicado de que no a todos gusta por igual cierto alimento (y sus debidos motivos) y que esto ocurre con los aromas, lo mismo se extrapola sobre el efecto real de cada aceite esencial a nivel holístico vibracional profundo, siendo además todas las variantes que se presenten naturales y normales.
Si se estableciese una guía estricta, se corre el peligro de focalizarse en un juicioso encuadre terapéutico, y en psicoaromaterapia, más que nunca es el aromaterapeuta quien acompaña al paciente y a través del mismo fluye el verdadero significado holístico y por ende la auténtica sanación. Es decir, liberándonos los aromaterapeutas de guías preestablecidas porque sí, liberamos a su vez al paciente de las mismas y favorecemos una sanación holística muy profunda que sí deja huella, bases y aroma eternos paciente por paciente. Se constata sin duda alguna aquello de que cada uno es su propio maestro y sanador.

© Anna Vijo, aromaterapeuta
Extracto del curso online Aromaterapia Alquímica



.
Publicar un comentario