Las Esencias Alquímicas Femeninas 1

Arte: Mali Fischer

Como una flor se abre tu útero, como una flor, tu cuerpo es su capullo protector. Recogido en sí mismo, se cierra  protegiendo la parte más hermosa de ti. Hasta que un día, ese capullo florece, se abre y derrama sus pétalos rojos por tus piernas, anunciándote que te has abierto a una nueva realidad. Y duermes en mí, rosa roja que te envuelve en sus hojas, para que sientas el descanso y la belleza de ser la flor en la que te has convertido.
Y palpito en tu interior, jugando con la luna a abrirme y cerrarme, en una sucesión infinita de ciclos en los que tú eres la protagonista. Hasta que un día, me repliego completamente para dejar entrar un nuevo ser en tu útero. Entonces, me abro a su alrededor, extendida, delicada, os protejo a ambos. Envuelvo el fruto que alimentas para que nada os dañe ni os separe, para que su desarrollo ser perfecto en amor y armonía. Sea como sea ese bebé, siempre será perfecto para ti, porque eres tú, es tu madre, es todos los  seres del mundo en una mirada.
Estoy en tu vientre, siempre vigorosa y florecida, en todas las etapas de tu vida. Soy la rosa blanca, que protege la pureza de la Doncella, la rosa de color rosa símbolo de amor profundo y universal, soy la rosa roja de la pasión, de la madurez, de la fuerza poderosa de una Hechicera. Y soy también la rosa negra que crece oculta en el interior de una cueva cálida y reconfortante, donde la Mujer Sabia se recoge a descansar y a realizar su transmutación. Me presento también ante ti traslúcida, para que pintes mis pétalos de cualquier color, cuando los ciclos se han completado en ti y posees la capacidad de acceder a cualquier energía a tu antojo.
Conmigo, floreció un amor que al cabo de un tiempo te concibió en carne en este mundo. Del mismo modo, te acompañaré cuando decidas irte, creciendo sobre tus restos, orgullosa, mostrando por siempre que eres una mujer, humilde, poderosa, torturada, invencible... pero vehículo de vida, que te permite sobrevivir y mover el mundo.
Cuando olvides quién eres, cuando la vida pueda contigo, respira mi aroma. Cierra los ojos y deja que mis colores invadan tu mente. Y si te concentras un poco más, podrás sentir el suave roce de mis pétalos cubriéndote, envolviéndote en un abrazo amoroso, para recordarte todo el poder que hay en ti.
Soy la ROSA. Vivo en tu útero y despliego mi fragancia para devolverte a tu esencia. Soy una ofrenda de divinidad residiendo en una diosa, en una MUJER.
Que mis espinas sean las armas que necesitas para protegerte, y toda yo sea tu inspiración. Acuérdate de mí cuando sientas que empiezas a olvidarte de ti.

Autora: Elena Esencial

Preciosas palabras de Elena Esencial sobre el poder alquímico del aceite esencial de rosas en uno de los ejercicios de conexión con la voz de nuestra Sabia Interior, nuestra Chamana del curso online Las Esencias Alquímicas Femeninas 1   http://escuela-endae.blogspot.com.es/2014/10/curso-online-las-esencias-alquimicas_30.html  GranDiosa Elena, muchísimas gracias por compartir tanto con todos nosotros  💖



.

Publicar un comentario