La magia natural de la herbología


La naturaleza es la clave para nuestra estética, 
intelectualidad, conocimiento 
e incluso la satisfacción espiritual 
Edward O. Wilson

Lo más extraordinario de poder tratar con plantas silvestres medicinales de nuestro próximo entorno es la gran simbiosis biológica que poseemos con las mismas por natura, me explico, son especies que han crecido con el mismo aire que respiramos, tanto si vives en una gran ciudad como en pleno campo, tu aire es el mismo que el que toma la planta, esto es biológicamente un aspecto en cuanto a la especie muy importante, parte de su vigor, así como su composición química se ha adaptado a tu mismo medio para dar lo mejor de su existencia sea el ambiente que sea. Es su naturaleza y esencia, sus aromas, sus componentes químicos naturales, toda ella se adapta para defenderse a sí misma de su hábitat, y a través de sus propiedades medicinales nos regala dicho extra de adaptación sana y natural al medio. Las que crecen en viveros, a pesar de crecer mucho más, si las tocamos, notaremos como son más blandas, menos robustas. Esto es debido a que sufren menos estrés, no les toca tanto el viento y pueden dedicarse a crecer sin tener que invertir esfuerzos en reforzar sus fibras y estructuras... Una lavanda que crece en la ciudad por ejemplo, no tiene la misma composición química exacta que una lavanda que crezca en otra ciudad de otro continente, ni otras lavandas que crezcan en campos, ni éstas con las lavandas de la Provenza francesa, cada especie es individual, única y maravillosa. (...) Así que la conexión con una planta silvestre de tu entorno, que puede haber pasado la misma ola de frío que tú, hidratada con la misma lluvia que te moja, con el mismo suelo que pisas, etc, tiene muchísimo que aportar a tu sistema inmunitario que otra que haya crecido en otras condiciones quizás totalmente opuestas. Pero no sólo hay conexión física sin igual, sino que va mucho más el vínculo: a nivel psíquico y espiritual.

❀ La lavanda en la magia y la superstición:

Debido a su fragancia, su color, y el sabor de sus flores, se ha utilizado durante miles de años como parte de la magia, y por su potente efecto calmante, pacífico y sedante.
A menudo se incluye en hechizos o rituales de amor y espiritualidad, debido a su aroma hechicero y calmante, también es utilizado como ingrediente de hechizos para atraer fortuna.
Para el amor, la paz y la buena salud: poner flores de lavanda en un sobre que deberá figurar  la persona.
Llevar un saquito que contenga lavanda como amuleto, se utilizaba para atraer a los espíritus o entidades de otro mundo.
Las flores frescas se frotaban en la ropa para atraer el amor sincero.
Para dormir placidamente, se utilizan unas gotas de aceite esencial sobre las sábanas o almohadas antes de acostarse.
Para la relajación, y baños de purificación, en el agua de la bañera añadir ramitas frescas o unas cuantas gotas de aceite esencial de lavanda en el baño.
Si el baño no es factible o suficiente, simplemente respirar el aroma de una botella de aceite esencial produce los mismos efectos.
Tomar un té de flores de lavanda fresca o seca para la relajación, la paz, la salud, la longevidad, la protección y el amor , sin embargo, no tomarlo el té antes de una noche de pasión, ya que debido a sus propiedades relajantes y sedantes, te dejaran demasiado aletargado.
Los tallos secos de lavanda quemados como incienso, se pueden incluir en los hechizos y rituales destinados atraer dinero, amor, protección, y el éxito.
La flores de lavanda también pueden secarse y quemarse de manera similar para los mismos fines.
Para tener sueños adivinatorios o proféticos: colocamos ramitas de lavanda debajo de la almohada pensando en tu deseo o qué deseas saber antes de dormirte. Si sueñas con tus peticiones, obtendrás lo que deseas.

Anna Vijo
Para aprender más: Taller online Botica Silvestre
http://escuela-endae.blogspot.com.es/2017/04/taller-online-botica-silvestre.html



❀❀❀


Publicar un comentario