Las Esencias Alquímicas Femeninas 1



El mundo va a otro ritmo. No quieres seguirlo. No es tu ritmo ¿Cómo encajarás ahí? Ya lo intentas, pero a veces tu alma salta de ahí buscando otro lugar y te pide cosas que te obligan a cambiar de ritmo, de rutinas, de tiempos. No llegas a ningún sitio ni logras nada porque vas y vienes. Mantienes a tu alma atada con una goma que se estira, y luego tiras de ella, arrastrándola de nuevo a encajar. Y queda dentro de ti y del mundo, ¿la puedes ver? Sentada, cabizbaja en un rincón, sintiendo que se os escapa el tiempo y no la dejas volar. Viene una imagen a tu cabeza: tu alma volando, estirando la goma y al llegar al final no la haces rebotar, tú saltas y la sigues. Y al saltar, sales de ti, rompes ese viejo y endurecido cascarón. Esa es tu ansiedad. Eso es lo que te quita la respiración, cuando sientes que vas a saltar y aprietas más el corsé que te oprime para no dejarte ir.
Acabas de sentir un parón, ¿verdad? La inspiración se ha ido. No. Eres tú tratando de no escuchar. Porque sabes que cuando te enfrentes a esto no será fácil. Y tu ansiedad será mayor y más frecuente. Querrás avanzar y también quedarte en casa. Querrás cambiar y que no se rompa nada. Querida, Hestia cuidaba el hogar y se deleitaba con las historias que Hermes le traía de todos los rincones del universo. Tú quieres ser Hestia, estar tranquila en tu espacio. Pero en ese espacio no estás sola. Tienes una hija que aún permanece en él y revolotea a tu alrededor. Y tienes un alma que quiere coger de la mano a Hermes para que la ayude a salir y la ponga en contacto con quien va a nutrir sus ansias de crecer.
Miras hacia afuera buscando el referente épico que te guíe en tu ingente tarea de cambiar el mundo. No pidas a nadie que te de lo que ya está en ti. Pero a la meta se llega paso a paso y tú te desanimas cuando ves que aún no estás ahí. ¿Qué estás haciendo ahora, en qué peldaño estás? No sabes ni dónde quieres estar ¿cómo vas a llegar allí?
Tienes dos cosas que hacer: ser consciente de dónde estás y ver en qué dirección quieres ir. Recuerda: la meta no es la que te pones tú, la meta está al final de tus días. Lo que tú debes hacer es transitar el camino, paso a paso, sabiendo dónde estás, observando el horizonte y respirando hondo ante cada encrucijada. Y si dejas que tu alma te guíe, en lugar de mantenerla atada a ti, el camino será feliz, sin angustia. Con miedos y dudas, pero esas también las tienes ahora ¿verdad? La diferencia es que de la otra manera dejarás de preguntarte qué haces con tu vida.
Contempla. Escucha la melodía de la vida y danza a su ritmo, fluye con su música. La vida dirige, tú disfruta.

Autora: Elena Esencial

Palabras de Elena Esencial en uno de los ejercicios de conexión con la voz de nuestra Sabia Interior, nuestra Chamana del curso online Las Esencias Alquímicas Femeninas http://escuela-endae.blogspot.com.es/2014/10/curso-online-las-esencias-alquimicas_30.html
Maravillosa Elena, palabra por palabra pura sabiduría, muchísimas gracias por compartir con todos nosotros tu granDiosa voz 💖



.
Publicar un comentario