De la experimentación con plantas a bruja...



"No tenían verrugas ni narices largas, había brujas hermosas que los hombres quedaban hechizados solo de verlas. Las mujeres en esa época estaban relegadas de cualquier círculo masculino, tenían que buscar sus propios medios de instrucción. Eran curanderas o sanadoras. Sus casas se asemejaban a la de los alquimistas, un laboratorio de experimentación con plantas, pócimas y brebajes. Vivían solas en zonas apartadas y generaban sus propios ingresos.

Las brujas sabían de plantas, eran nodrizas, tenían un alto conocimiento en anatomía, amor, sexualidad  y reproducción; representaban un importante servicio para los habitantes. Creaban pócimas para curar; los grupos dominantes consideraron que sus remedios eran poderes que el demonio les había otorgado.

Comenzaron a generar conocimientos sobre el control de la reproducción, lo cual implicaba la posibilidad de ejercer una sexualidad más libre. La monarquía y la iglesia consideraron que estos conocimientos no debían tenerlos las mujeres..."

Fuente: http://www.cronicajalisco.com/notas/2015/54791.html



.
Publicar un comentario