Aceite esencial de vetiver

Chrysopogon Zizanioides

Cuando momentos decisivos en la vida te obligan a enfrentarte a tus sombras, el vetiver, con su tranquilidad estabilizadora, ofrece una serena garantía, asegura tu posición en la tierra y te respalda y da fuerzas al reconciliar los cambios que se producen.

Si te sientes amenazado por las exigencias de cambio de tu espíritu, el vetiver te respaldará, fomentará y restablecerá una relación equilibrada entre el corazón, el cuerpo y la mente.

Resulta posible cambiar si aprendes nuevas formas; la cualidad terrenal y húmeda del vetiver fomenta la reflexión sesuda para que descartes formas  de relación que ya no te sirven. En otoño los árboles pierden las hojas que ya no necesitan. Luego, la naturaleza se toma un descanso y espera el milagro recurrente de un nuevo ciclo de crecimiento. También tu puedes desprenderte de lo que ya no necesitas y esperar en silencio y con tranquilidad la llegada de una nueva vida.

A la luz aterciopelada de un nuevo amanecer el vetiver te mantiene equilibrado, aumenta tu resistencia y fortalece el corazón para que permanezca abierto a los desafíos.

- Robbi Zeck -



.
Publicar un comentario