Ciencia a la última...



Por mucho que me fascine la ciencia en sí misma, encuentro difícil defender que el descubrimiento necesariamente antecede a la invención y que la mayoría de las nuevas aplicaciones prácticas emanan del acuñamiento de hipótesis esotéricas por parte de filósofos de la naturaleza. (...) La aspirina estaba curando dolores de cabeza más de un siglo antes de que alguien tuviera la más remota idea de cómo lo hacía. La capacidad de la penicilina para matar bacterias fue comprendida al fin más o menos cuando las bacterias ya habían aprendido a derrotarla. El zumo de limón prevenía el escorbuto siglos antes del descubrimiento de la vitamina C. La comida era preservada en latas mucho antes de que alguien tuviera una teoría sobre los gérmenes para explicar porqué funcionaba...
- Matt Ridley -





.
Publicar un comentario