Tintura de tomillo


Leía el otro día una noticia sobre estudios del tomillo como recurso ante las bacterias resistentes a los antibióticos para el ganado publicados en sus correspondientes revistas científicas... y me hizo recordar como están en el punto de mira las hierbas de nuevo como recurso urgente ante las nuevas cepas bacterianas resistentes a todo antibiótico. Y aunque no lo parezca el otoño está a la vuelta de la esquina, así que es tiempo de hacer tintura de tomillo como gran remedio de primer recurso ante los resfriados, gripes, virus y demás que llegan con el frío. Necesitamos solamente tomillo, un frasco y alcohol tipo vodka.


El frasco elegido es el que determinará tanto la cantidad de hierba como de alcohol, así pues a frasco más pequeño menos cantidad, y viceversa. Lo importante es rellenar el frasco con la mayor cantidad de hierba posible. Como es un remedio magnífico antiviral, tanto para gripes,  y las diversas "-itis víricas" que quieran visitarnos con la llegada del frío... hacer bastante cantidad nos asegura provisión para todo el invierno, pues necesita una maceración de 40 días mínimo. Si no tuviéramos tintura de tomillo siempre podemos tomar de urgencia sopa de tomillo o infusión, aunque no es comparable a la concentración y por ende eficacia de una tintura, pero sí mucho mejor que nada!


Luego cubrimos hasta el tope con alcohol. y listo, cerramos bien el frasco y lo dejamos macerar en un lugar seco y alejado de fuentes de calor durante 40 días. Removiendo a diario, o más sencillo girando cada día el frasco y dejándolo de boca arriba a boca abajo, según toque ese día. Pasados los 40 días ( o más...!) nuestra tintura de tomillo estará lista para colar y embotellar. Y que venga el frío!!!


- Dosificación: 1 cucharadita de café al día junto con alimento hasta curación.
- Precauciones: No usar en casos de embarazo, lactancia, epilepsia, diabetes, menores.

Anna Vijo

Publicar un comentario