La aromaterapia, cooperando en natural armonía para el desarrollo

Foto: Emma Dupree, Mujer Medicina

Con la visión de desarrollo y cooperación en equilibrio con la misma Naturaleza brotan diferentes técnicas como la aromaterapia, cooperando en natural armonía para el desarrollo y bienestar tanto del Ser humano como de la misma Madre Tierra.  La versatilidad de los aceites esenciales es grandiosa, y su uso persigue garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos, es una forma de caminar por la Vida misma en continua cooperación para el desarrollo sostenible de nuestra Madre Tierra y todos quienes la habiten. En definitiva a cuidarse de forma natural con la misma esencia de la Naturaleza para obtener todos los beneficios necesarios para preservar la salud y por ende la misma vida natural, para así además evitar el uso sistemático de elaborados sintéticos, que no sólo son nocivos con el cuerpo humano, sino con la misma Naturaleza, contaminando la Tierra y alterando o inclusive dañando la biodiversidad.
Por poco que indaguemos en la historia de la aromaterapia,  nos enteramos indirectamente de los poderes curativos naturales de los aceites esenciales. Esto no es suficiente, como en todo, se exigen más pruebas adicionales y exclusivamente científicas (sin importar quién y para qué las solicitan..) de que algo que se utiliza desde hace siglos funciona.
El simple hecho de que algo haya funcionado durante siglos es una prueba bastante sustancial de que funciona. Los científicos llaman a esto la biología antropológica y la prueba antropológica, en el campo de la herbología estamos hablando de antropología de la herbología, y por ende también de la existencia de la antropología de la aromaterapia...
Siendo simplemente honestos sabemos que un listado de venenos se ha transmitido de generación en generación. Por ejemplo, durante siglos, se ha sabido que el arsénico es un veneno mortal. No necesitamos a la ciencia moderna para demostrarnos que el arsénico es venenoso.
Entonces, del mismo modo, si algo se ha usado para sanar durante siglos, es innecesario gastar grandes cantidades de dinero tanto para obtener las pruebas que demuestran lo que ya se sabe, como el querer monopolizarlo, complicar y/o tergiversar la sencillez de una terapia natural como es la aromaterapia a un puro negocio que se arrastra precipitadamente a la industria farmacéutica... Al final es lo de siempre, la esclavitud de la Madre Naturaleza...

Anna Vijo

Para aprender más: http://escuela-endae.blogspot.com.es/



.



Publicar un comentario