... un aura sagrada

Arte: Memories Smell Like Flowers de Ivan Alifan

... También puede que, en parte, los olores nos conmuevan tan profundamente precisamente porque no podemos pronunciar sus nombres. En un mundo en el que reina la palabra, y hasta las maravillas más extrañas se nos ofrecen para una inmediata disección verbal, los olores suelen estar en la punta de la lengua, pero no más allá, y eso les da una suerte de distancia mágica, un misterio, un poder sin nombre, un aura sagrada...

- Diane Ackerman, Una Historia natural de los Sentidos -


.
Publicar un comentario