Aromaterapia para los niños



A lo largo de la historia, las enfermedades de la infancia han sido tratadas siempre con la medicina de las plantas. Los niños solían ser arrullados por el olor fragante de la lavanda y el eneldo, comúnmente conocidas como almohadas de sueños. Los indios americanos utilizaban una amplia variedad de plantas medicinales para curarse a sí mismos y a sus crías. Ellos usaban siempre remedios naturales para tratar las dolencias como las erupciones (del paño “o pañal”,  o por el calor), resfriados, etc además de usar para el aseo de sus bebés hojas de fresas y de frambuesas.. Otras hierbas y plantas que los indios americanos utilizaban fueron la hierba de búfalo (hierochloe odorata), la salvia o la miel silvestre.
A los bebés les encanta el olor. Identifican así gracias al sentido del olfato el mundo que les rodea desde su primer instante de vida.  Uno de los primeros aromas que un bebé reconoce es la de su madre.
Si se introduce la aromaterapia en el cuidado de nuestros pequeños creamos impresiones duraderas en ellos, además de que es beneficioso tanto para el bebé como para la madre.
Se ha demostrado que los olores prenatales "inhalados" (percibidos) por un bebé a través del líquido amniótico son sus también sus olores preferidos después.
Hay que tener en cuenta que la piel de los bebés y de  los niños es mucho más sensible que la de los adultos. Cualquier aceite usado en un bebé o un niño debe diluirse siempre con aceite base vegetal:

- 3 a 6 meses: lavanda, manzanilla romana: 1 gota de aceite; por cada 3 cucharadas de aceite de coco

- 6 a 12 meses: lavanda, manzanilla romana, rosa: 1 gota de aceite; 2 cucharadas de aceite de coco

- 1 a 6 años: manzanilla romana, lavanda, naranja, rosa, árbol de té: 2 gotas de aceite; 2 cucharadas de aceite de coco

- 7 a 12 años: todos los aceites esenciales. Utilizar la cuarta parte recomendada para la dosificación de los adultos.

Mantener siempre los aceites esenciales fuera del alcance de los niños.
No utilizar nunca aceites esenciales para los niños que contengan un alto porcentaje de mentona; por ejemplo, la menta (Mentha x piperita). Pueden causar reacciones adversas graves, incluyendo colapso respiratorio.
Los siguientes aceites esenciales no son recomendables ni de uso seguro para los niños: albahaca, enebro, hisopo , cualquier aceite esencial que sea alto en mentona, por ejemplo, menta (Mentha x piperita) y Menta (Mentha arvensis).

Anna Vijo, aromaterapeuta
Extracto del Curso Online: Las ESENCIAS alquímicas femeninas 1: aromaterapia, herbología, terapia floral para la mujer y más…
http://escuela-endae.blogspot.com.es/2014/10/curso-online-las-esencias-alquimicas_30.html 


.

Publicar un comentario