Aromaterapia Alquímica


“El poder vital del corazón se siente atraído por los aromas,
Y hacen que la mente y el corazón se alegren.
Todos los aceites aromáticos son medicamentos para el corazón."
Avicena

Estás vivo!, tu corazón late, gracias al oxigeno que tomas automáticamente sin cesar. El oxígeno te nutre, es un elemento químico esencial. “Necesito oxígeno” cuando algo te asfixia, cuando quieres aire puro… “Necesito respirar o necesito un respiro” para que tu corazón siga latiendo sin presión…  Corazón y respiración, ambos unidos, ambos vitalmente esenciales, ambos íntimamente correlacionados. Simbiosis de vida, el origen y el motor energético de nuestro Ser que nos acompaña toda la vida: latir y respirar, la danza alquímica del Ser.
El corazón es libre, funciona automáticamente ajeno a nuestra voluntad, pero para que así sea necesita de oxígeno, algo que explicado de modo anecdótico nosotros si podemos en parte controlar. Aguanta la respiración unos segundos, puedes controlarlo, mientras el corazón seguirá con el oxígeno almacenado, hasta que de nuevo sientas que necesitas más aire, y vuelvas a respirar…
Los sentimientos, pasiones, sueños, emociones son libres como el corazón, van por libre, aunque muchas veces intentemos controlarlos, dirigirlos o procesarlos a nuestro favor como ocurre con la respiración. El oxígeno que tomamos en parte podemos dirigirlo, como por ejemplo inspirando aceites esenciales, a nuestro total favor y beneficio para lograr no sólo la necesidad vital de respirar, sino además aumentar, como ya decía Avicena,  nuestro poder vital con la Medicina más esencial: el aroma.
En todas las culturas milenarias orientales la respiración ha sido siempre el pilar fundamental para una vida holística en perfecto equilibrio, pero no hace falta ir lejos para experimentar algo que es nuestro puro y sabio legado humano: todos inspiramos (in-spirare, del latín en-espíritu) y espiramos (del latín spiritus).
(...)
La realidad aromática es que todo huele, todo tiene aroma, aún ante personas que se declaren anti-olores, éstos mismos poseen su propio aroma natural, su hogar aún libre de ambientadores tiene sello aromático propio, sus seres queridos tienen huella aromática… Vivimos en un mundo de olores, toda materia tiene moléculas odoríferas, incluso lo inodoro tiene aroma a inodoro para poderse clasificar, es nuestra condición natural de sensibilidad a la reacción de las moléculas olfativas que nos produce toda clase de estímulos constantemente debido a la conexión inmediata del sentido del olfato con nuestro sistema que procesa en el cerebro las emociones y la memoria...

© Anna Vijo
Extracto del curso online Aromaterapia Alquímica
http://escuela-endae.blogspot.com.es/2016/10/aromaterapia-alquimica-curso-online.html



.
Publicar un comentario