El tambor chamánico



Llora porque su corazón ha vuelto hoy a latir
cuando hace ya tiempo que no creía en ello.
- Anna Gavalda -

... El tambor suena fuerte, rítmico... desde el principio de los tiempos. Extasiante, embriagador, exaltante, incesante... No es tribal, no es ancestral, no es celebración... Lo buscas, lo oyes... despiertas: tú eres el Gran Tambor porque tú lates... Tu corazón toca tu ritmo mágico de aproximadamente 60 latidos por minuto, el tambor mágico de tu autoestima suena sin pausa y sólo para ti, tu corazón te ama sin cesar, escúchate más: escucha el ritmo del tambor mágico de tu corazón como te dice a cada minuto que en esencia eres perfecto.... Pero, cuando no escuchamos a nuestro tambor, y si sólo oímos a nuestra mente, y a los ecos de infinitas mentes…, esto puede causar que aparezcan miedos, desprecios, dudas, inseguridades, desconfianza… cuesta mucho silenciar la mente cuando quizás además pretendemos a través de la mente silenciarla…
Hoy en día ya no somos tan tribales y mucho menos ceremoniales, una cosa es el tiempo de celebración, pero otra igual de importante y distinta es el reunirse con el Gran Espíritu, antiguamente los chamanes sabían que hay un tiempo para todo y el reunirse con el Gran Espíritu tan necesario como despertarse a diario con el Sol. Un tambor es sagrado siempre, pero un tambor al son del Gran Espíritu es ceremonia sagrada chamánica, y a no ser que hagas un viaje en el tiempo, pude parecer complicado hoy en día realizar una verdadero viaje espiritual con el Gran Espíritu al son del tambor chamánico y de forma verdaderamente ceremonial, verdad… ?! Pues no, es bien fácil, voy a explicarte mi sencillo método para que realices tú mismo cuando quieras, las veces que quieras/necesites un verdadero viaje chamánico espiritual al son de TU propio tambor: tu corazón. Y no sólo eso, cada vez que necesites desconectar tu mente y oír verdaderamente tu corazón, y/o disipar miedos, desprecios, dudas, inseguridades, desconfianza…tu tambor chamánico estará esperándote sin perder la magia del ritmo sagrado del Gran Espíritu.
Para ello necesitas: tapones de oídos, sí, has leído bien, tapones para los oídos (los encontrarás fácilmente en farmacias, tiendas de deportes), y media hora para ti. Te pones los tapones y escucha tus latidos... Cierra los ojos... Concéntrate sólo en tu propio tambor chamánico = tu corazón, siente tu propio sonido y ritmo incesante, es tu música, es tu corazón, eres tú…
Este viaje chamánico es un bálsamo para tu Espíritu, equilibra cuerpo, mente y alma. Como todo viaje chamánico verdadero puede en inicio brotar cierta inseguridad, miedo o ansiedad al escuchar o tus propios latidos, o el sonido del tambor chamánico con su ritmo cardíaco. Cuando te entregas sin la mente temerosa, la inseguridad, el miedo o la ansiedad desaparecen, y fluyes con el mismo ritmo del Universo. Algunas veces incluso quizás caerás en profundo sueño reparador, muy pero que muy reparador dormirse y soñar con los latidos chamánicos de tu propio Ser…

Puedes usar este método para distintas finalidades desde: 
- En busca de tu yo superior.
- Para conectar con tu Maestro de poder, o Guías, Chamanes, Ancestros…
- Como viaje espiritual a otros mundos (pasados, presentes o futuros…)
- Para recibir una enseñanza, consejo, o un objeto de poder…

© Anna Vijo
Extracto del curso online: Las Esencias Alquímicas Femeninas 2


Publicar un comentario