Aromaterapia para la depresión



Hace poco, atravesó por una depresión y me contó que estando un día tumbada en la cama, a media mañana, pensando en sus desastrosos problemas económicos revolcándose en la autocompasión, surgió en su cabeza un pensamiento "como la luz de un faro en medio del mar" que le hizo acudir a la aromaterapia en busca de ayuda. Como sabía que ciertas esencias ayudan a aliviar la depresión, se levantó de la cama, rebuscó entre su colección de aceites y puso tres gotas de salvia romana en un cuenco, cerró la puerta de la habitación y la ventana y volvió a tumbarse en la cama pensando que, aunque ella estaba más allá de cualquier ayuda, debía concederse aquella oportunidad, De esta manera describió la media hora siguiente:

"Fue increíble, En pocos minutos empecé a sentirme más ligera, más feliz y menos preocupada. El problema del dinero seguía estando allí, pero de alguna forma me sentía separada de él, como si alguien lo hubiera puesto dentro de un globo que flotaba sobre mi cabeza aunque lo siguiera sujetándolo con una cuerda. El agobiante peso que me había robado la energía y armonía interior ya no estaba presente y después de treinta minutos me sentía animada y capaz de manejar mi asuntos."

Experimentó una energía que no había reunido en muchos días y otra vez empezó a funcionar con normalidad. Compara esto con las historias de mujeres que se han vuelto adictas a los tranquilizantes que les habían recetado contra la depresión...

- Maggie Tisserand -


.
Publicar un comentario