Tu propio aroma, tu propia esencia...



De todos los sentidos, el del olfato es el más importante para el acto sexual. Los nervios olfatorios van directamente al cerebro medio o sistema límbico, constituyendo de esta forma el único sentido que no sufre ningún tipo de transformación. El cerebro medio retiene todos los datos relacionados con el sexo, pues es allí donde se originan los cambios hormonales que causan la pubertad, la menopausia y las contracciones del parto, al tiempo que actúa como centro de estímulo de las erecciones en el macho y de las secreciones vaginales en la hembra. En los animales inferiores, el sentido del olfato es vital para la búsqueda de pareja. Una mariposa nocturna macho volará varios kilómetros hasta llegar a una hembra siguiendo el leve rastro que ella ha dejado.

Todos tenemos nuestro propio olor, pero con la insistencia de la sociedad actual de que todos olamos igual, resulta muy difícil discernirlo. Intenta oler un vestido o una chaqueta que haya llevado un miembro de tu familia y comprobarás que posee un olor definido, almizcleño pero no desagradable. Incluso hoy en día, después de miles de años de descuidar nuestro sentido del olfato, el ser humano puede rastrear el olor de algo entre miles de olores distintos. El uso del perfume se conoce desde los tiempos anteriores a Babilonia y actualmente constituye una industria mundial. Es agradable utilizar perfumes, hecho que ciertamente tiene un efecto sobre la población masculina, pero debería permitirse que la fragancia natural del cuerpo también se dejara notar.

Aquellas partes del cuerpo en que el olor personal es más fuerte son generalmente consideradas como zonas que «no está bien tocar»: los genitales, la hendidura de las nalgas y el perineo -el área que rodea el ano y la vagina, o los testículos y el pene-, las axilas y la piel suave de detrás de las orejas, el espacio entre los pechos de una mujer, la región lumbar en el hombre. Todos ellos son puntos en los que el olor corporal es más penetrante y más erótico. Un jabón sin aroma y agua clara son suficientes para limpiar la piel, y permitirán que emane la fragancia natural del cuerpo.

D. Ashcroft


Feliz Viernes!!! 
Día de Venus, día de la belleza!!! 
No olvides quererte!!! 






.
.
Publicar un comentario