Flor del cerezo, la esencia de la primavera



La flor del cerezo es  símbolo de alegría y de celebración.
El sublime cerezo en flor nos enseña que se puede disfrutar de nuevo de la vida.
Como la vuelta de la primavera tras el oscuro invierno.
Es el renacer de la alegría y la facilidad de la existencia.
La floración del cerezo indica que la primavera ha llegado por fin.
En Japón, se celebra el festival de los cerezos en flor, donde todas las personas acuden a los parques a contagiarse de la alegría de los bellos cerezos en flor.
Con el buen tiempo, el cerezo florido es rodeado por las abejas, cuya asiduidad creará dos meses más tarde las prometidas cerezas…

La esencia de la flor del cerezo (Cherry Plum) , nos ayuda a:

- Combatir la visión de aburrimiento ante la rutina diaria
- Recordarnos cómo celebrar el día a día, el despertar primaveral, la vida
- Para quiénes han perdido la alegría
- Ante irritabilidad
- A sentir entusiasmo ante el presente (como presente mismo!! –regalo del presente-¡)
- Ante la insatisfacción y visión fría e invernal de la propia vida
- Ante situaciones de estrés
- Ante el olvido de reír
- Ante el desamor


La flor del cerezo nos reequilibra al estado natural positivo de alegría que se  experimenta viviendo cada día con los cinco sentidos bien despiertos, dejando la hibernación, como un amanecer pleno. Es el regalo de la misma esencia de la naturaleza de la que todos somos parte.
Nos aporta vitalidad nueva, como el fácil caminar descalzos sobre un prado de flores, sintiendo cada día la alegría presente con el corazón de niño.
Este entusiasmo renovado facilita la paciencia y la tolerancia

La esencia de la flor del cerezo es la sonrisa que nos vuelve a la vida: la primavera.

© Anna Vijo
Para aprender más: http://escuela-endae.blogspot.com.es/2012/03/curso-flores-de-bach-online.html



.

Publicar un comentario