Esencia floral de diente de león



Cuánto nos quiere y qué sabia es la Madre Naturaleza..., ofreciéndonos a cada paso su amor constante y su sabio hacer!!!  Ahora que llegó la primavera con su explosión de vida, de color, y de mucha más luz a nuestros días, dan ganas de salir corriendo a deleitarnos de tanta maravilla renaciendo por doquier, aún medio desemperezados tras el abrigo de la hibernación. Es la emoción casi incontrolable de estas fechas por sentir más sol, más luz, más vida, que la sangre se altera algunas veces demasiado con querer hacer todo ya, como aquello de pasar del 0 al 100 de un día para otro... Tal entusiasmo del rebrotar, como la ampliación de horas de luz solar que conllevan más actividad pueden causar sobre esfuerzo tanto físico como psíquico, o auto exigirnos a no perdernos nada o llegar a más,  aumentando así no sólo el cansancio físico sino sumando también tensión mental e incluso emocional. Un desequilibrio energético por gastar más energía de la que renovamos a diario.  Y por ello con la primavera nos trae la Naturaleza tantos dientes de león preciosos como brillantes soles, para poder hacernos su esencia floral y beneficiarnos de sus propiedades naturales, con esa energía de su radiante color amarillo que se correlaciona con el 3er chakra: con la voluntad, el control y el poder de nuestro Ser, pero en sabio equilibrio, es decir sin llegar a auto exigirnos o olvidarnos de relajarnos aún la vida esté en pleno movimiento, sino fluyendo con amorosa naturalidad nuestros deseos y sueños de ser primavera como hacen las sutiles semillas del diente de león al soltarse, porque la energía de la primavera siempre trae más luz y placer ante todo sea negativo, sean dificultades, sean esfuerzos, pero sin renunciar por ello el fluir dinámico de ser semillas llenas de vida, con paz y armonía energética natural tanto interior como exterior.

© Anna Vijo
Para aprender más: http://escuela-endae.blogspot.com.es/





Publicar un comentario