El poder de los aceites esenciales



No hay necesidad de ir a un bosque de pinos para olerlo, basta con abrir un frasco de aceite esencial y recibir una bocanada de su aroma, la información fragante del aceite esencial es tan poderosa como un cortocircuito, cierto que no verás los árboles ni escucharás los pájaros pues no hay substituto para un bosque de pinos real, pero a nivel molecular individual una molécula de alfa-pineno es una molécula de alfa-pineno que sale del pino y dicha molécula no sabe si sale y emana su aroma en directo del mismo pino como de tu frasco de aceite esencial de pino... Así que si un perfumista cierra los ojos y huele un frasco de aceite esencial de pino ¿quién puede decirle que no está oliendo el bosque…?!!!...

Nilesh Rhaga, jefe de laboratorio del Escuela de Perfumería de Sabores y Fragancias Internacionales de Nueva York


.
Publicar un comentario en la entrada