Tienes un problema con los aceites esenciales si... 😀



1. Todo en tu cuarto de baño es aceitoso.

2. La gente se burla de ti por usar aceites.

3. No te importa.

4. Hueles como un caramelo porque usaste hierbabuena la semana pasada, y todavía persiste su aroma.

5. Comienzas diciendo, "Hay un aceite para eso", para todo.

6. Intentas usarlos con moderación, pero no puedes.

7. Cuando tienes dinero extra, lo primero que piensas es "puedo comprar más aceites".

8. Guardas y apuras las últimas gotitas porque encargaste otro demasiado tarde.

9. Puedes usar tu exfoliante corporal casero para endulzar tu café.

10. Puedes utilizar tu manteca casera corporal para sazonar tu tostada.

11. Tienes un círculo de amigos que también usan aceites.

12. Todo lo que hablas sobre este culto es cómo usar los aceites y lo que estás haciendo actualmente con ellos.

13. Sueñas con ellos.

14. Te bañas en ellos - literalmente.

15. Cuando alguien te dice que no cree que los aceites esenciales funcionen, simplemente te ríes porque obviamente no los ha probado.

16. Le dices a esa persona que no cree en ellos que hay un aceite para su mal talante.

17. Le dices al camarero - con disgusto - que por favor quite la rodaja de limón del vaso de agua mientras agitas tu botella de aceite esencial de limón ante sus ojos.

18. Piensas en cómo trabajan los aceites esenciales en conversaciones que no tienen nada que ver con los aceites ("Siento mucho oír hablar de la muerte de tu abuela. ¿Sabías que los aceites esenciales se extraen destilando partes distintas de la planta para obtener su fragancia? Fascinante, la verdad... ")

19. Pones aceite de lavanda en los pies de tus hijos con la esperanza de dormir más.

20. Pones aceite de lavanda en tus pies con la esperanza de que vas a dormir más.

21. Tratas de venderle a tu pareja de que el ciprés, el romero y la bergamota forman un olor extremadamente masculino en el desodorante casero que le hiciste.

22. Hablas de los aceites como si fueran tus hijos. "Oh, dios mío, ¿has visto? mi aceite esencial de copaiba ha hecho brillar y brillar la madera de la mesa del comedor. Estoy muy orgullosa de ti copaiba!!!"

23. Tus hijos se alinean cada mañana para obtener su dosis diaria de aceites en sus pies.

24. Lo primero que piensas cuando te despiertas es: "Vaya, esa camomila romana en combinación con la rosa me ayudaron a relajarme".

25. Tienes un estante entero de la pared dedicado a los aceites esenciales y a los aceites portadores.

26. No dejas que tu pareja use el aceite de oliva porque lo necesitas para hacerte tu limpiadora facial.

27. Tus amigos no aceiteros empiezan a extrañarse.

28. Tu pareja te dice que tienes un problema.

29. Le dices que hay un aceite para eso.

30. Tecleas en Google: "Aceites esenciales utilizados para tratar la adicción a los aceites esenciales", y descubres todos los aceites esenciales que no tienes y hay para ello...

Fuente: Christina Antus


.
Publicar un comentario