Silenciar la mente y escuchar el corazón : el tambor chamánico



... El tambor suena fuerte, rítmico... desde el principio de los tiempos. Extasiante, embriagador, exaltante, incesante... No es tribal, no es ancestral, no es celebración... Lo buscas, lo oyes... despiertas: tú eres el Gran Tambor porque tú lates... Tu corazón toca tu ritmo mágico de aproximadamente 60 latidos por minuto, el tambor mágico de tu autoestima suena sin pausa y sólo para ti, tu corazón te ama sin cesar, escúchate más: escucha el ritmo del tambor mágico de tu corazón como te dice a cada minuto que en esencia eres perfecto.... Pero, cuando no escuchamos a nuestro tambor, y si sólo oímos a nuestra mente, y a los ecos de infinitas mentes…, esto puede causar que aparezcan miedos, desprecios, dudas, inseguridades, desconfianza… cuesta mucho silenciar la mente cuando quizás además pretendemos a través de la mente silenciarla…
Hoy en día ya no somos tan tribales y mucho menos ceremoniales, una cosa es el tiempo de celebración, pero otra igual de importante y distinta es el reunirse con el Gran Espíritu, antiguamente los chamanes sabían que hay un tiempo para todo y el reunirse con el Gran Espíritu tan necesario como despertarse a diario con el Sol. Un tambor es sagrado siempre, pero un tambor al son del Gran Espíritu es ceremonia sagrada chamánica, y a no ser que hagas un viaje en el tiempo, pude parecer complicado hoy en día realizar una verdadero viaje espiritual con el Gran Espíritu al son del tambor chamánico y de forma verdaderamente ceremonial, verdad… ?! Pues no, es bien fácil, voy a explicarte mi sencillo método para que realices tú mismo cuando quieras, las veces que quieras/necesites un verdadero viaje chamánico espiritual al son de TU propio tambor: tu corazón. Y no sólo eso, cada vez que necesites desconectar tu mente y oír verdaderamente tu corazón, y/o disipar miedos, desprecios, dudas, inseguridades, desconfianza…tu tambor chamánico estará esperándote sin perder la magia del ritmo sagrado del Gran Espíritu.
Para ello necesitas: tapones de oídos, sí, has leído bien, tapones para los oídos (los encontrarás fácilmente en farmacias, tiendas de deportes), y media hora para ti. Te pones los tapones y escucha tus latidos... Cierra los ojos... Concéntrate sólo en tu propio tambor chamánico = tu corazón, siente tu propio sonido y ritmo incesante, es tu música, es tu corazón, eres tú…

© Anna Vijo
Extracto del curso online: Las Esencias Alquímicas Femeninas 2
http://www.aromaesencias.com/2016/11/esencias-alquimicas-femeninas-2.html


.

Publicar un comentario en la entrada