Aceite de orégano



Ya empezó el frío en serio, y con el vienen sus amigos los virus... Cuántas veces nos diagnosticarán en la vida y oiremos lo de "es un virus..."!!! Pues ante los virus remedios antivirales!!
Una de las hierbas silvestres antivirales más potentes que nos ofrece la naturaleza es el orégano, cuyo nombre significa la alegría de la montaña. El orégano, origanum vulgare, de la familia de la menta, es muy rico también en aceites volátiles. El poderoso ingrediente activo antiviral de estos aceites volátiles del orégano se llama carvacrol y la mejor forma de extraerlo y tener un formidable antiviral en el botiquín de nuestro hogar es por medio de un infusionado u oleomacerado de orégano en aceite. Además al ser muy rico en antioxidantes naturales, lo convierten en un preparado seguro de nuestro botiquín para todo el invierno.
Se subestima el alto poder medicinal del orégano porque el ya preparado para el consumo listo para comprar apenas es ni la mitad de potente que el que nosotros mismos podemos prepararnos artesanalmente con orégano silvestre, una prueba de ello es que no advierten de que si lo consumimos, al igual que ocurre con los potentes antibióticos,  el aceite infusionado de orégano afecta a las bacterias beneficiosas del sistema digestivo, por ello es importante complementar el consumo del infusionado de orégano con probióticos que regeneren la flora intestinal y limitar su uso al periodo de convalecencia.
Podemos hacer nuestro infusionado u oleomacerado de orégano con aceite de oliva, lo mejor es usar orégano fresco silvestre o en su defecto orégano cultivado por nosotros mismos libre de pesticidas y abonos químicos que además alteran la concentración natural de carvacrol. Se rellena el frasco elegido con el máximo de orégano cubierto con el aceite vegetal y lo dejamos macerar 40 días. Pasado el tiempo de maceración retiramos el orégano (podemos usarlo como abono en vez de tirarlo) y ya tenemos nuestro gran antiviral para gripes, herpes, y las diversas "-itis víricas" que quieran visitarnos con la llegada del frío...

- Dosificación: 1 cucharadita de café al día junto con alimento hasta curación
- Uso tópico: para un efecto antivírico masajear cada noche las plantas de los pies antes de dormir
- Precauciones: No usar en casos de embarazo, lactancia, epilepsia, diabetes, menores de 6 años

Anna Vijo


.
Publicar un comentario en la entrada