Cómo hacer una almohada de dulces sueños !!!


Otoño, días más cortos, noches más largas...
Las noches están hechas para soñar, para ayudarnos en nuestro buen descanso o con tener dulces sueños hacemos almohadas con hierbas mágicas tradicionales que favorecen que nosotros, o nuestros hijos se relajen, tengan sueños profundos y los recuerden luego para compartirlos...

Los niños más pequeños disfrutan rellenando la almohada con las hierbas, pero los más mayores prefieren realizar todo el proceso, desde cortar los cuadros de tela, coserlos, rellenarlos y decorarlos...

Las almohadas de sueños no han de ser del tamaño de una almohada normal (requeriríamos de kilos de hierbas para rellenarlas!).

Podemos hacerlas de dos modos:

- Una almohada grande y plana, sin mucho relleno, para dormir directamente sobre ella.
- O una más pequeña, que se guarda debajo de nuestra almohada durante el día, y cuando llega la hora de dormir ponemos nuestra almohada de sueños encima de la normal para así respirar durante toda la noche el aroma mágico de sus hierbas....!

Para una almohada de sueños pequeña se usan dos trozos de tela cuadrados de 15cm x 15cm, las más grandes según propio gusto.
Es importante elegir una tela natural: algodón, seda o lino.

A los niños les gusta elegir personalmente el color o estampado, una opción deliciosa es reciclar y buscar entre las ropas viejas y telas que tengamos guardadas, a el resultado mágico de la almohada se le añade el recuerdo asociado a esa prenda...
El terciopelo es también el favorito de los niños y no tan niños!!

Con la tela escogida y cortada, sujetamos con agujas los lados buenos en el interior y cara a cara, cosemos con un punto sencillo y mejor manualmente (suma personalidad y valor emotivo el hacerlo a mano completamente), dejando 2'5cm desde el borde, el espacio central ha de ser como mínimo de unos 7cm, una vez cosido, se le da la vuelta a la almohada y sacamos las esquinas con ayuda de un lápiz.

Ahora ya procedemos al relleno: con dos tazas bien generosas de hierbas secas, e incluyendo siempre una buena cantidad de lavanda como bases (u otra hierba suave según gusto personal).


Opciones de relleno:

- Hierbas que tradicionalmente ayudan a conciliar el sueño: flores de lavanda seca, pétalos secos de rosa, flores de manzanilla secas.

- Hierbas que ayudan a conciliar el sueño a quien tenga problemas emotivos: melisa, agrimonia.

- Hierbas buena para recordar los sueños:  romero seco.

- Hierbas que previenen las pesadillas: anís.

- Hierbas que ayudan en caso de depresión: milenrama, verdolaga, tomillo.

- Hierbas para tener sueños agradables:  hojas de castaño.

- Hierbas para provocar sueños refrescantes y que propician el descanso: bálsamo de limón, el clavo, menta.

Una vez rellena nuestra almohada de sueños, cosemos el lado por dónde la hemos rellenado.
Tal vez sus hijos quieran decorar y personalizar la almohada: cordones cosidos, o que cuelguen de las esquinas, algún aplique de tela cosido en la almohada con decoración mágica y especial....

Cuando notemos que nuestra almohada pierde aroma, basta con sacudirla para que de nuevo libere su fragancia.
También podemos abrirla y renovar las hierbas cuando nos convenga, es una mágica tradición el renovar el interior cada otoño, por ejemplo.

El maravilloso y sorprendente efecto de las almohadas de sueño (tanto para niños como adultos!):
- Se duerme más profundamente.
- Tenemos menos pesadillas o malos sueños.
- Y al despertar miles de aventuras e historias por contar!!!!!!!!!!!

Anna Vijo
http://escuela-endae.blogspot.com.es/


¡¡¡DULCES SUEÑOS!!! ✨





.
Publicar un comentario en la entrada