Esencias espirituales



Los aceites esenciales contribuyen a mejorar el cuerpo etérico o vital y, en consecuencia, conducen a la salud física y psicológica, especialmente si se aplican de forma local o por inhalación a través del nervio olfativo.
Los métodos curativos que utilizan el tacto como principal herramienta, como el masaje, amplifican el aura, sobre todo si se efectúan con aceites esenciales. La actividad elecromagnética de los aceites esenciales puede demostrarse por el “efecto Kirlian” que se muestra en la fotografía Kirlian. Las plantas captan la energía fotoelectromagnética del sol – la fuerza más poderosa de energía etérica del sistema solar, fuente de vida y guía para la curación – y convierten la energía viva de éste, por medio de su acción celular y enzimática, en energía bioquímica, al mismo tiempo que condensan cierta fuerza espiritual en “esencias espirituales”.
El aceite esencial incuba esta energía y esta esencia bioquímicas.

La energía etérica o viva se transporta por todas las células, tejidos y órganos del cuerpo físico a través de la circulación sanguínea, para luego ser transmitida mediante los nervios – especialmente por medio del sistema nervioso central. Lo cuerpos etéricos y astrales tienen centros u “órganos” (chakras) que corresponden a las glándulas endocrinas desde los que se organiza y emana la energía. Cerca de la glándula timo, glándula maestra del sistema de inmunidad, existe un punto donde se ubican los chakras, con lo que se establece un enlace entre el funcionamiento físico y suprafísico de los cuerpos. Los efectos etéricos y por tanto metafísicos de los aceites esenciales tienen implicaciones espirituales, razón por la que los aromas tienen un empleo abundante en los rituales y servicios religiosos, litúrgicos y de meditación.

- Peter Damian, Kate Damian-

Para aprender más:
http://escuela-endae.blogspot.com.es/2012/03/master-intensivo-de-aromaterapia.html


.
Publicar un comentario en la entrada