Menta para tu mente...



Su nombre proviene de una ninfa, mitología griega, llamada Menthe, ésta tuvo una relación con Hades rey del inframundo y casado con Perséfone, que al sorprenderlos  golpeó tan fuerte a Menthe desintegrando su mente en mil pedazos arrojados en el mundo de los humanos.
De estos miles de pedazos de la mente de Menthe algunos cayeron en las sienes de humanos alojando en ellos el sufrimiento de Menthe por el pasado y por el futuro, sin descansar en el mágico presente y provocando así grandes dolores y quebraderos de cabeza, los otros pedazos cayeron sobre la tierra dando lugar al nacimiento de la fresca planta de Menta

La mágica y maravillosa planta de menta tiene múltiples propiedades, en el caso de migrañas sustituye a muchos remedios, como potente analgésico: en medio vaso de agua, añadir 5 gotas de AE de menta y 5  de AE de lavanda. Mojar una toalla y aplicarlo en la frente.

Es afrodisíaca, tonificante general y estimulante.
Elimina las molestias de los viajes como mareos, náuseas.
En caso de debilidad nerviosa. Neuralgias.
Reconstituyente de choque potente.

Limpiador de lugares con mucha carga, pues ofrece una intensa purificación.
En momentos de cólera,  en situaciones de sueños inquietos (teniendo en cuenta que a alta dosificación impediría el sueño).

Anti shock: bajo la influencia de fuertes noticias o situaciones impactantes, ayuda a recuperar el espíritu,  respirar un pañuelo con unas gotas de aceite esencial de menta.
En situaciones de bloqueos serios, y sentimientos de dificultad para “respirar el futuro”, con claro agotamiento.
Libera el aturdimiento de ideas, y/o la mente confusa. Su acción potente ayudará rápidamente a ver el futuro más claro.

No emplear en mujeres embarazadas (los neurotóxicos provocarían aborto). Ni en niños.
No usar más de dos semanas seguidas sin descansos.

Anna Vijo, aromaterapeuta



.
Publicar un comentario