Hierba de San Juan


El hipérico (de Hiperión, nombre griego del dios Sol) o hierba de San Juan : es una planta de flores amarillas que crece en las laderas de los montes.
Es su color dorado el que la relaciona íntimamente con el sol, por ello, la noche ideal para su recolección, es la de San Juan, pues es en esta noche cuando la fuerza solar está en su plenitud y está en plena floración.

Cuenta la leyenda:
"Tras ser decapitado San Juan Bautista, varias gotas de su sangre cayeron al suelo e hicieron germinar esta planta: cada vez que estrujamos los pétalos de esta flor, surge un líquido rojo que es la sangre misma de San Juan, que posee grandes poderes mágicos y curativos."

La hierba de San Juan cura las depresiones (ayuda de forma natural en estados de tristeza y bajo estado de ánimo) y "ahuyenta los malos espíritus, puesto que San Juan es, al igual que San Jorge, la representación de la luz que baja a la tierra a derrotar a las fuerzas de las tinieblas".

Recolectada en la noche de San Juan, secada y guardada en frascos herméticamente cerrados para su uso podemos disfrutar de sus bondades durante todo el año, hasta la próxima recolección.

El aceite, para uso externo (oleum hyperici) es útil para los estados de apatía, alivio de los dolores estomacales, afecciones bronquiales, cicatrización de heridas y quemaduras (también las del sol), así como en caso de hemorroides.

Se prepara del modo siguiente: con 125 gramos de flores secas, o sumidades floridas de hipérico recién recolectadas, y medio litro de aceite de oliva.
Tapamos bien la botella, la ponemos boca abajo, para asegurarnos de su cierre perfecto, y lo mantenemos en esta posición durante cuarenta días a sol y sereno, removiendo suavemente todos los días la botella, luego colamos el aceite, se exprimen bien las flores, y lo embotellamos en frascos, bien tapados, y en lugar fresco y oscuro.

En uso externo para heridas, quemaduras, úlceras, hemorragias, cicatrices recientes, quemaduras solares (tras una exposición excesiva al sol con graves secuelas, se aplica por la noche aceite de hipérico (es fotosensible), cubrimos con una gasa o una camiseta durante toda la noche), en caso de urticarias, llagas (de los ancianos y las previene) o ampollas en los pies o como hidratante.
Regenerador celular. Muy eficaz para las pieles dañadas por agentes externos regenerando los tejidos dañados favorece la recuperación de heridas, cortes...

Anna Vijo

Extracto del Curso Online: Las Esencias Alquímicas Femeninas
Info: http://escuela-endae.blogspot.com.es/2014/10/curso-online-las-esencias-alquimicas_30.html
.

Publicar un comentario