Esencia Floral


Querida perfumada Lavanda que creces con la brisa del mar Mediterráneo y buscas con tus espigas ser más alta que las montañas de pinos, me pongo siempre a tu nivel a la misma altura, nos miramos cara a cara, me saludas, te acaricio, nos reconocemos... y me susurra hoy domingo día del Sol la Lavanda Abuela (toda planta tiene su Hierba Abuela, suele ser dependiendo de la especie la más alta de toda la planta) con su aroma y su vitalidad: que es el momento.


Conectamos siempre y se crea entonces gracias a ti un espacio sagrado con el intercambio de tu energía que es pura conexión con la alta sabiduría. Y se nos une el Sol con su potencial energético más poderoso, te acaricia y calienta, la incubación perfecta para que fluya toda tu vitalidad.


Me recuerdas mientras, que Sol influye en las estrellas y su energía se transmite en todo nuestro sistema solar. Nuestra Pachamama a la vez absorbe esta energía, que luego se une también con sus propias vibraciones o energías a todo lo que nos rodea... "magia" te digo mientras sonreímos juntas...Tus flores Lavanda tienen múltiples principios orgánicos poseedores de principios activos maravillosos y los depositas calmadamente y sin prisa alguna en el Agua, elemento ancestral por sí mismo altamente sanador, y de nuevo querida Lavanda me recuerdas que el Agua representa las emociones más primarias por ser un elemento vital donde la vida puede brotar, que es una puerta directa para nuestra psique al mundo de los sueños, a la meditación, la purificación, la visión, augurios y la curación...


Veo al calentarse tus flores de Lavanda en el Agua gracias al Sol como vas desprendiéndote de tu fragancia, como te desnudas en el Agua, como te desnudas ante mi, como dejas en el Agua todo tu patrón floral, tu aroma, tu pureza, tus poderosas enseñanzas, tu Sagrada Medicina, tu Todo que es mayor que la suma de tus partes...qué gran verdad!!!


Y ahora tengo tu elixir, tu esencia floral, puro tesoro, pura magia... tan sólo me falta añadirte el brandy para que vivas en el no-tiempo, o quizás esta vez no, me lo pienso mientras te bebo ahora mismo, y entre la toma de tu Medicina de nuevo Lavanda Abuela me susurras: tómate tu tiempo en todo momento, no que el tiempo te tome a ti, así recibes el sagrado intercambio de sabiduría conmigo... y esta noche entre sueños seguiré vibracionalmente trabajando contigo, porque soy la Lavanda, la guardiana de los Sueños de las Vigilias...
© Anna Vijo

.
Publicar un comentario