Master intensivo online de Aromaterapia Holística


La respiración es el aliento de la vida, al inspirar una flor comulgamos con su mensaje, y se abre un abanico de sensaciones y retroalimentación integral, tanto para el cuerpo, como para la mente.
No hay dos personas iguales, por ello cualquier tratamiento aromaterapéutico no puede ser un tratamiento estándar, es ignorar la esencia de la misma terapia que se centra en una visión holista del ser humano.

Todos los aceites esenciales tienen múltiples propiedades y beneficios para el ser humano, pero no por ello todos son aptos para cualquiera, ni incluso bienvenidos… Si no agrada un aroma, no puede imponerse sin más, sin un trabajo detrás consciente del porqué, además que físicamente el desagrado se debe a una respuesta de incompatibilidad con la química del propio aceite esencial y el propio cuerpo en ese momento.
Estamos trabajando con una terapia que rinde homenaje al aroma, y éste es tan personal como la complejidad de cada cuerpo humano.

La elección de los aceites esenciales es una combinación de conocimiento y de discernimiento. Discernimiento, pues se trata de vivenciar una terapia agradable (y sin llegar a  ser eufórica) al recibir una mezcla de aromaterapia.

Todas nuestras células están conectadas al sistema nervioso. El sistema nervioso se desarrolla como respuesta a los estímulos nerviosos. Y numerosos científicos advierten la falta de lógica para razonar las fulminantes reacciones del sistema nervioso… Cuando por ejemplo, se inhala un aceite esencial: se produce una conexión directa a los sensores químicos, el sistema nervioso.
Algunos aceites ricos en sesquiterpenos como la mirra, sándalo, vetiver, incienso…, aumentan significativamente la actividad y la oxigenación en ciertas áreas del cerebro cuando se inhalan.
Por ello con poca cantidad de aceite esencial es suficiente para obtener una reacción o cambio de estado. Un abuso o exceso de dosificación siempre es innecesario y sobre todo contraindicado a todos los niveles.
La inhalación es a menudo eficaz para los efectos psicotrópicos de los aceites esenciales, por ejemplo el romero, que es 'estímulo' puro para la mente, o la lavanda como relajación...
Estos efectos son el resultado de los componentes del aceite esencial junto con nuestro sistema límbico del cerebro, que sigue siendo estrechamente relacionado con nuestros centros emocionales.

Anna Vijo

Extracto del Master online: Aromaterapia Holística,
http://escuela-endae.blogspot.com.es/2012/03/master-intensivo-de-aromaterapia.html

.
Publicar un comentario