Alquimia


La Naturaleza tiene un proceder claro, preciso, se reitera y se observa siempre en la misma directriz que atiende claramente a los siguientes siete principios. Entendiendo dichos principios, podemos entender el proceder de cualquier aspecto de la Naturaleza y su fin sanador, cómo se resuelve, cómo se aplica, cómo procede y concluye. Esto no es algo automático, comprenderlo, entenderlo y ver su original forma de proceder es un trabajo de ensayo y error, pero atendiendo a los siguientes principios podemos ver claramente el camino por el cuál todo se correlaciona.
Como consejo, ejercitaros paulatinamente con cualquier elemento de la Naturaleza, esto es por ejemplo escoger una flor, hierba o fruto, pero así como cualquiera de sus elementos y expresiones: agua, fuego, ríos, montañas, el mar, animales, piedras, etc y ahondar cómo se correlaciona con los siete principios herméticos, cómo corresponde su parte con el todo mismo de la Naturaleza, y así mismo con el ser humano, es llegando al origen mismo del porqué y cómo, cuando todo encaja y adquirimos la misma sabiduría que la Naturaleza sigue y nos ofrece.

“El espíritu de persecución no ha muerto aún en la tierra. Hay ciertas enseñanzas herméticas que, si se divulgaran, atraerían sobre sus divulgadores un griterío de odio y el desprecio de las multitudes, las que volverían a gritar de nuevo: ¡Crucificadlo! … ¡Crucificadlo!...
… Hemos tratado de daros una idea de las enseñanzas fundamentales de El Kybalion, indicando todo cuanto se refiere a los principios actuales, dejándoos el trabajo de estudiarlos, más bien que el de tratarlos nosotros mismos en detalle. Si sois verdaderos estudiantes o discípulos, comprenderéis y podréis aplicar estos principios: si no, debéis desarrollarlos, pues de otra manera las enseñanzas herméticas no serán para vosotros sino “palabras, palabras, palabras” – Los tres iniciados.

(...)

Esto es tan sólo un ejemplo básico de estudio inicial necesario, luego hay que atender y evolucionar hacia otras cuestiones, pero siempre paso a paso, y principio por principio, e invirtiendo tiempo de indagación y observación personales. El siguiente paso corresponde ya a la sanación, en todos los campos posibles. Si es cierto que hay que guiarnos con una mínima guía de propiedades de las plantas, hierbas, y/o las propiedades de los aceites esenciales, etc, pero una, sólo una guía es suficiente, con sólo libro básico de propiedades medicinales es la herramienta complementaria, si abarcamos más reculamos al laberinto…
Esto es la recuperación de la sabiduría oral de antaño: de abuelas a la siguiente generación… algo que se ha perdido y que de un modo u otro podemos recuperar pacientemente y al menos una parte..  las propiedades principales de las plantas, las más básicas, que son en sí las más certeras pues se respaldan con siglos de uso y sabiduría.
Atendemos luego a cada especie según sus propiedades medicinales básicas aplicando los siete principios,  y verás cuantísima información va a brotar desde tu interior (que no es más que enseñanzas del exterior: de la Naturaleza misma, de nuevo el principio de correspondencia…), porque la Naturaleza atiende a estos siete principios, y entender las raíces de los mismos son las llaves maestras de la sabiduría...

"Los principios de la verdad son siete, el que los conoce y entiende, tiene la llave mágica que abre todas las puertas del templo antes de ni siquiera tocarlas. "- El Kybalion.

© Anna Vijo

Para aprender más: http://escuela-endae.blogspot.com.es/

.
Publicar un comentario