La magia de la aromaterapia


Ok, a ver, cuando leo que me escribís palabras tan, pero tan bellas como:

"Simplemente fantástico, gracias por tus palabras, al leerte hace que podamos revivir de nuevo la magia de la aromaterapia..."
o
"Me tienes fascinada, me encanta como explicas las cosas de una forma super natural..."

Lo primerísimo sonrío feliz, y os digo sinceras: GRACIAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Y lo segundo que siento-pienso es: ¿!... pero no tendría que ser así la aromaterapia?!
Algo pasó en el camino......, pero suerte que hay muchos caminos!!
Así es (o debería ser) la aromaterapia: natural y que todos vivan su magia, y esto no es demagogia... es parte de nuestra propia esencia.
Por que sí, la aromaterapia se vive.
Se vive porque tenemos sentido del olfato por naturaleza y porque lo usamos desde que nacemos, identificamos a nuestra madre antes por su aroma que por su aspecto, es nuestro sentido más primitivo más natural más animal que nos alerta al instante consciente o inconscientemente de infinidad de información mucho más rápido que cualquier otro sentido... nos mantiene alerta incluso dormidos, nos mantiene seguros, nos permitió y permite sobrevivir.
Vivimos en un mundo de olores, toda materia tiene moléculas odoríferas, incluso lo inodoro tiene aroma a inodoro para poderse clasificar, es nuestra condición natural de sensibilidad a la reacción de las moléculas olfativas que nos produce toda clase de estímulos constantemente debido a la conexión inmediata del sentido del olfato con nuestro sistema que procesa en el cerebro las emociones y la memoria.

Un sentido que no descansa + un mundo lleno de olores: la magia está servida.

Olor agradable, desagradable sería la clasificación más simple, grato o no grato, que proviene del latín gratus: acoger, recoger, juntar, unir... nos unimos a lo que somos afines, porque lo reconocemos como propio como parte natural, por ejemplo nos agrada el aroma de la rosa porque nos es grato su aroma, lo acogemos, nos unimos, lo reconocemos como beneficioso para nuestro ser, es una simbiosis natural entre los aromas y nosotros, nos aportan, nos complementan, nos equilibran, nos sanan. Es un trato íntimo entre las moléculas aromáticas de la rosa y nosotros, es un trato o un tratamiento natural, espontáneo, un método que tiene la naturaleza de terapia con sus aromas que va más allá de sólo oler... como la misma aromaterapia, seguramente debido  a su prefijo "aroma", se entiende simplemente “aroma” como propagar un olor agradable y sólo por regocijo...  Pero junto con el sufijo "terapia" (del griego therapia: tratamiento) deja claro que se trata de una guía de método y trato mucho más amplio que sólo aromatizar, dónde las esencias aromáticas de las plantas, flores… son la base.

El origen y la naturalidad de la aromaterapia, es la historia misma del origen y conexión de la naturaleza y el ser humano, por ello la aromaterapia se vive de forma natural constantemente... porque es magia pura en acción...

Anna Vijo, aromaterapeuta


.
Publicar un comentario