El cedro: medicina natural y aroma a navidad


Todo en el árbol del cedro es útil y de gran valor incluyendo tanto su madera, como las cortezas, sus raíces, ramas, hojas...
Podemos hacer nuestra propia medicina de cedro empleando sus hojas, es preferible recolectarlas a principios del otoño que es cuando su contenido en aceite esenciales es más alto, aunque disponemos de poder usar sus siempre verdes hojas en cualquier época del año, podaremos las ramas pequeñitas en forma de abanico así no le causaremos ningún gran impacto.
Las hojas de cedro se pueden utilizar tanto frescas como secas. Para secarlas agrupamos varias ramitas y las colgamos en ramillete, o simplemente lo dejamos en un lugar ventilado y seco. Una vez secas, basta con aplastar bien sus hojas antes de usarlas para que nos libere sus fragantes aceites retenidos. Guardamos nuestro cedro seco en una bolsita de papel o en un frasco y podemos usarlo para elaborar tanto aceite de cedro, como tintura, ungüentos, infusiones, jarabes, lociones, perfume, incienso...

El cedro es un potente tónico y estimulante psíquico. Tiene también una clara acción antimicrobiana, basta con reflexionar sobre su hábitat natural; bosques húmedos y fríos donde los hongos y mohos prosperan fácilmente. Cuando se presionan sus hojas o se corta madera de cedro, son liberados enérgicamente sus aceites esenciales. Estos aceites son la medicina natural del cedro para repeler insectos, mohos, hongos, bacterias y virus. Nuestros antepasados ​​descubrieron esto hace mucho tiempo y por ello emplearon la medicina de cedro tanto tópicamente como internamente para alejar cualquier mal externo.

Además junto con su natural acción antiséptica lo convierten en un bálsamo sanador para la problemática respiratoria, las molestias estomacales, así como un útil remedio también en el tratamiento antiacné al ser además un astringente suave. Tratamiento de eccemas, regeneración de talones agrietados ( gracias a su acción regenerante), rejuvenecedor antiarrugas potente para todo tipo de pieles, así como para el cuidado del cabello: vigoriza, acción anticaída, caspa...

Su aroma a nivel psíquico aporta sensación de seguridad, equilibrio y de tener los "pies en la tierra" (a estar centrado). Tiene un aroma majestuoso, a madera cálida y silvestre. Es un aroma que se asocia al otoño y a la Navidad.
También destaca por ser relajante y liberar tensión psíquica y emocional, los nativos americanos lo empleaban para "comunicarse con los espíritus".

Anna Vijo

Para aprender más: http://escuela-endae.blogspot.com.es/


.
Publicar un comentario