Aromaterapia para la dermatitis atópica


El cuidado de la piel atópica no responde a ninguna formula exacta. En el caso de la piel atópica el mejor remedio es prevenir que curar, es decir prevenir el brote siempre será mucho más efectivo que el tener que tratar posteriormente un brote agudo.
De entrada, a rasgos generales, comentar que como prevención el uso exclusivo de cualquier aceite base vegetal es lo más indicado para el cuidado de estas delicadas pieles.
La piel atópica necesita una hidratación constante para mantener la humedad natural y prevenir así la sequedad que es la causa de los futuros brotes.
Cualquier aceite base vegetal de calidad como por ejemplo el aceite de almendras dulces, o aguacate, o argan, oliva, coco, etc… empleado en el cuidado e hidratación diaria, con sólo dicho aceite se evitará gran número de brotes.
Pero hay que tener en cuenta un factor muy importante y determinante:  las pieles atópicas se acostumbran al cuidado recibido dejando de causar efectividad, es decir el "remedio" que parecía ir de maravilla, deja de ser efectivo y reaparecen los brotes, por ello siempre recomiendo ir variando el aceite base vegetal, no emplear siempre el mismo, esto es primero por ejemplo un cuidado con aceite de almendras, y cuando se termine el frasco, emplear otro aceite distinto: por ejemplo coco... y así ir variando sucesivamente.

En caso de brotes, el aceite de caléndula que es calmante natural por su acción antiinflamatoria, al cual se pueden añadir aceite esencial de manzanilla en dosificación según edad:
http://www.aromaesencias.com/2015/01/cuidados-que-son-caricias.html
Las bondades del aceite esencial de manzanilla son muy indicadas ya no sólo a nivel físico sino también a nivel píquico para calmar el estrés mismo que causa dicha afección cutánea. El aceite esencial de manzanilla es apto para las pieles más sensibles y un excelente remedio para los mas pequeños (calma física y psíquicamente).  Es un gran antiinflamatorio natural, muy indicado para el cuidado de la piel en casos de alergias, eccemas, inflamaciones, erupciones…  Su dulce aroma natural es un potente calmante del sistema nervioso.
Otros dos aliados excepcionales para la dermatitis atópica son el aceite esencial de lavanda y el aceite esencial de rosa o en su defecto geranio.

Anna Vijo, aromaterapeuta

Para aprender más:
Cursos Online  http://escuela-endae.blogspot.com.es/

.

Publicar un comentario