Aromaterapia holistica

Arte: The Sense, fotografía de Magdalena Berny

Los aromas de los aceites esenciales no son todos valorados de forma personal de manera unidireccional, aún hablando estrictamente de "buenos olores", esto se refleja también muy claro en el trabajo psicoaromaterapéutico de los aceites esenciales, porque aunque un aroma de un aceite esencial de entrada nos repela, es bueno hasta dónde se pueda tolerar (y de forma estrictamente terapéutica), insistir para que abra en sí y libere ciertas memorias o tensiones, como una manera de sanar los posibles traumas o simplemente estrés que genera un olor por asociarlo consciente o inconscientemente a ciertas vivencias o situaciones ya sean del pasado como del presente.

Con un uso continuado, aunque no hayan traumas asociados, si podemos ver que ciertas propiedades psíquicas del aroma de los aceites esenciales que rechazamos se instauran en positivo en la memoria, esto es por ejemplo: hay quien no le agrada la lavanda, y es porque por rasgos propios de la personalidad dicha persona sea de naturaleza nerviosa o  inquieta, es decir, la lavanda está mandando un señal de relajación positiva, y choca con la personalidad de la persona, sin asociarlo a ningún trauma, por ello un uso continuado genera a la larga asimilar dicha cualidad de relajación, y se traduce muchas veces en re-agrado de dicho aroma que antes rechazaba ya que los aromas activan el hipocampo siempre.

En los aceites esenciales además  puede verse correlacionado no sólo un rechazo a propiedades psíquicas de los mismos sino inclusive a las físicas, como por ejemplo, en el caso de la manzanilla, que igualmente no agrade el aroma a una persona muy calmada, pero que a la vez dicha persona tenga problemas de dermatitis, dgestivos, etc, hallamos entonces un rechazo correlacionado a nivel holístico....

Anna Vijo, aromaterapeuta

Extracto del Máster Aromaterapia Integral online
http://escuela-endae.blogspot.com.es/search/label/Aromaterapia%20MASTER

.
Publicar un comentario