Perfumes Sagrados, aromas faraónicos



Llega el incienso
El perfume está sobre ti
El aroma del ojo de Horus está sobre ti
El perfume de la diosa Nejbet
Que llega desde Nejeb
Te limpia, te adorna
Se hace sitio entre tus manos
Saludos oh incienso
Trae contigo el ojo de Horus
Tu perfume está sobre ti

“El perfume tiene como característica ser la más superflua de las manifestaciones del lujo; las perlas y las joyas acaban perteneciendo a los herederos de sus dueños, y las ropas duran cierto tiempo, pero los perfumes pierden rápidamente su aroma y mueren a las pocas horas. Su principal cualidad es que cuando pasa una mujer, su aroma puede llamar la atención de otras personas, incluso de quienes están ocupados en otras cosas. ¡¡Y cuestan más de 400 denarios la libra!! Todo ese dinero se paga para dar placer a otros, ya que la persona que usa el perfume, no lo huele.”
Plinio

El formato de los perfumes en aceite sigue con la tradición y legado histórico más poderoso de las esencias desde los templos egipcios, a parte del uso ancestral de los inciensos y los ungüentos.

Algunos de los perfumes más sagrados:

Por la mañana incienso
Al mediodía mirra
Al atardecer kyphi
Plutarco


- Perfume en aceite Kyphi
Plutarco escribe en su libro " Iside el Osiride" los dieciséis ingredientes con los que se preparaba el KIPHY:
Miel, vino, pasas, juncia, resina, mirra, palo-rosa, seseli, lentisco, brea, junco oloroso, romaza, enebro gigante y enano, cardamomo y cálamo.
Aroma egipcio, perfume favorito faraónico, relax, misterio, sensualidad y enigma.
Aroma dulce, picante y sensual.

- Secreto de Min
“Como un secreto: no debe saberse”
Aroma parecido al perfume Tsheps, pero los sacerdotes egipcios añadían 18 gr de minerales, como oro, plata, lapislázuli, jaspe rojo, turquesa..
Aceites esenciales puros de canela, mirra y olbano.
Notas cálidas, especiadas, dulces.

- Perfume en aceite Mirra
Con mirra se perfumaban los lechos cuando se disponían para el amor:
"He rociado mi alcoba con mirra y óleo, y cinamomo: Ven, embriaguémonos de amor hasta la mañana; solacémonos con amores” (Proverbios 7:17-18)
El Cantar de los Cantares (1:12-13) hace referencias a la práctica femenina de llevar una pequeña bolsa con mirra, debajo sus atuendos (Keller, 1980:223): "Mi amado es una bolsita de mirra que descansa entre mis pechos."
El elevadísimo precio de la mirra lo convertía en un tesoro, pues una sola gota de mirra tenía el poder de cambiar a un perfume simple en una lujosísima y deseada fragancia.

Anna Vijo

Publicar un comentario