El poder de los aceites esenciales



La aromaterapia es el uso de los componentes químicos de los aceites esenciales extraídos de plantas para el tratamiento de problemas físicos, mentales y emocionales.

La mayoría de los medicamentos (que son sintéticos) se crean a partir de plantas. Es ya sólo por eso que toma tanto sentido  el uso terapéutico de las materias primas vegetales y que además sean tan efectivas (y sin los efectos secundarios de muchos medicamentos!).

Los aceites esenciales se les llama popularmente como el "torrente sanguíneo" de una planta (flor, fruto...). Normalmente se localizan y extraen del lugar donde la planta, flor o fruto se protege de las agresiones externas.
Por ejemplo, los aceites esenciales de cítricos, como la naranja, el limón, o mandarina, se extraen de la piel del fruto, ya que es la cáscara la que protege a la planta.
Es un error pensar que los aceites esenciales siempre vienen de la flor de la planta.
Esto es cierto para algunos aceites esenciales como la lavanda y la manzanilla, pero el aceite esencial se puede extraer de muchas partes de la planta, incluyendo las bayas o la corteza.

Cuando extraemos estos aceites esenciales de las distintas partes de las plantas, estamos tomando la esencia de la planta, incluyendo sus nutrientes y productos químicos, por ello se llaman: aceites esenciales.
Estos elementos esenciales contienen compuestos químicos que son valiosos para la curación. Una vez que sabemos que los medicamentos sintéticos tienen una composición química similar a los aceites esenciales, el uso de aceites esenciales empieza a tener aún más sentido.

Los aceites esenciales generalmente se usan a nivel tópico, el cual tiene un efecto doble: el contacto sobre la piel y la inhalación de las sustancias volátiles (aromáticas) de los mismos al aplicarlo. Gracias a la inhalación de los aceites esenciales,  éstos a través de las membranas mucosas permiten a los componentes químicos naturales de los aceites esenciales que pasen directamente al torrente sanguíneo y actúen terapéutica-mente. Debido a que los aceites no se ingieren, su potencia no se ve reducida por las enzimas digestivas, permitiendo así que el proceso de curación empiece de inmediato tras simplemente su inhalación.

Anna Vijo



.
Publicar un comentario