Por una aromaterapia transparente, simple y sencilla, cercana y natural...

Una de las consultas que me ha llegado este fin de semana, me ha tocado el alma..., simplemente porque no es la primera ni la última... Como siempre,  siento en este tipo de consultas que tengo que desatar aquello mal-atado por otros, desenmarañar el lío y la confusión y devolver la claridad, simpleza y pureza,  para dar así de nuevo vía libre al real valor de la aromaterapia, y que ésta no se aleje jamás (por favor!!!) como terapia (remedio)  popular (para todos), raíz intrínseca de cualquier terapia que provenga de la Madre Tierra...
Antes de que el consumismo nos invadiera tanto, vivíamos más sabios y más libres... Pero del mismo no se escapa ni la Madre Tierra... No me imagino a nuestras abuelas recogiendo su romero y analizando qué compuesto químico contiene la plantita en mayor grado y si afectaría al guiso...,  o mejor dejarlo para jugar a los nietos y los naturales juegos de niños de experimentos varios...
Ni a Isabel de Hungría, con sus 70 años exigiendo que su Agua de Hungría se  elaborase sin apenas compuesto químico de alcanfor...
Pero en los tiempos modernos don dinero es muy avaricioso, y lioso...
Una conocida marca de aceites esenciales hizo una importante "empresa": analizar y clasificar los aceites según su quimiotopo, dejando la aromaterapia, rama de la herbología, a manos expertas y empresariales de la industria química, o más dulce: al rigor científico en el mundo terapéutico. El resultado tiene sus pros y sus contras, pero no es cuestión de meterse con la industria empresarial, cuyos marketings abarcan cualquier arte y rama..como la mágica palabra quimiotipo versus terapéutico.
Cierto es que certificando científicamente  aquello que popularmente ya se sabía, se otorga mayor credibilidad y respeto, pero su contra es que aporta confusión y alejamiento popular... y esto lo vivo a diario en múltiples consultas, y me da pena ver cómo así se aleja paulatinamente a la Naturaleza del ser humano: monopolizándola y tergiversándola...
El poder de la aromaterapia es muy grande, si no fuera así estaría exento de tanta controversia por ocupar el primer puesto, ya sea con la escuela francesa científica, o la escuela anglosajona, unos defienden una postura, otros otra, unos quieren que sólo se centre en la industria química mientras otros advierten del peligro del consumo interno de los aceites esenciales... Qué es mejor, qué es peor? Lo mejor es respetar cualquier opción, pero sinceramente tras muchos años de dedicación profesional aromaterapéutica, Srs esto a veces da miedo,  y vaticinar la evolución misma de la aromaterapia no es fácil, simplemente hemos entrado en la era del consumismo total aromaterapéutico, manda quien manda, y olvidamos que cualquier producto de la Madre Tierra está a nuestro servicio, y respeto...
La aromaterapia nunca necesitó demostrar su validez, la Madre Tierra es válida por sí misma, y es para todos, sin confusiones, sin pretensiones sin monopolios, ni clasicismos...
Siempre proclamo sólo por lo mismo: por una aromaterapia transparente, simple y sencilla, cercana y natural , íntimamente ligada a un contacto con la naturaleza más pura, a una sabiduría sin parangón, una escuela holistica aromaterapéutica cuyas raíces son más antiguas que las posteriores escuelas francesas (s.XX) o anglosajonas (años 70), dónde antiguos alquimistas ya integraban cuerpo mente y alma en sus fundamentos, un proceder más sabio y menos oscuro.
Mi alma en esta labor está íntimamente ligada a las sabias trementinaires, dónde lo justo es justo, la naturaleza da justo lo que necesitas, y no hay en ella árboles que den billetes, sino  sabiduría y humanidad pura, "Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra." (Jefe indio Noah Sealth).



Consulta: 

Sobre el aceite de romero : tenía uno sin abrir y fue abrirlo y no podía con el olor lo tuve que cerrar corriendo porque no lo aguantaba ,nada que ver con otros aceites de romero,me dan ganas de tirarlo y eso que no me gusta tirar las cosas.
Ya informándome un poco mejor resulta que tiene 3 tipos de romero según su quimiotipo,y la diferencia de este al que uso yo por lo menos en olor es brutal!
Pues resulta que este aceite que olía tan mal era quimiotipo alcanforado y el que uso ahora que el olor sí me agrada es verbenona o algo así...pero,ahí va mi pregunta,¿en qué se diferencian a parte del olor? Poeque digo yo que tendrán propiedades diferentes ,no?
El quimiotipo verbenona que es el que yo estoy usando es el que se suele usar pues para temas del cabello,rostro etc ??


Respuesta:

Ok, todos son aptos y sólo se trata del mismo romero: rosmarinus officinalis que según un compuesto químico mayor u otro lo clasifican: en romero cineol, romero verbenona y romero alcanfor, los tres (cineol, verbenona y alcanfor) son componentes químicos naturales del romero, pero depende de su hábitat natural, el terreno y cosecha, crecimiento, climatología, recolecta, etc, que contenga mayor compuesto químico de uno u otro.
El compuesto químico de alcanfor es el más fuerte (neurotóxico en dosis altas) y se emplea más para dolencias musculares.
El verbenona es un compuesto de gran acción hepática, y el cineol un compuesto expectorante potente.
Teniendo en cuenta de que en todo momento hablamos de la misma planta: rosmarinus officinalis,  pero con mayor cantidad en un compuesto (quimiotipo) u otro, sabemos que sus grandes propiedades naturales del romero son:
Analgésico, antiséptico, antiespasmódico. Expectorante, fiebre, resfriados.  Estimula la circulación sanguínea. Dolores musculares, reuma, retención de líquidos, celulitis.
Tónico capilar, crecimiento del cabello. Excelente par la concentración. Vigorizante. No usar en caso de epilepsia.
Y que dependerá si contiene en mayor cantidad un compuesto u otro, que tenga una acción sobresaliente más concreta u otra.


.

Publicar un comentario