Alma de árbol: el alma humana


- La herida psíquica:

Las células animales consiguen cicatrizarse. Cuando un animal es herido, luego se crea una costra, entonces la herida se cierra.
En las plantas no ocurre igual…, cuando se hace una herida a una planta no se cierra nunca.
La única protección que tiene el reino vegetal  es revestir la herida con una nueva corteza. Así pues podemos ver árboles con agujeros (heridas) dentro de su tronco, y dentro de esos agujeros (heridas) se desarrollan hongos que con el tiempo alimentan al propio árbol. Cuando se le tala una rama, ésta se muere, y no vuelve a desarrollarse, pero sí puede crecer otra cerca o al lado.


El alma humana tiene un proceder vegetal, no animal. Tampoco las heridas psíquicas jamás se cierran. Pero se puede, al lado de ellas, desarrollar nuevas vidas, nuevas vivencias, arropar las heridas, que como el árbol, te nutrirán.

Aceites esenciales para tratar las heridas psíquicas (protección): eucalipto, limón, ciprés, mirra, incienso, sándalo, pachuli, geranio, violeta, benjuí, rosa, geranio....

---------------


Extracto del:

Máster intensivo de aromaterapia holística,
energética y vibracional,
la armonización aromaterapeutica

http://escuela-endae.blogspot.com.es/2012/03/master-intensivo-de-aromaterapia.html



Publicar un comentario