Aceite de sésamo



El aceite de sésamo es muy rico en ácidos grasos esenciales, imprescindibles para el cuidado de los tejidos cutáneos.
Con propiedades restructurantes y es excelente como hidratante.
Se utiliza mucho como ingrediente en cremas solares y pomadas, pues lucha contra la sequedad y suaviza la piel.
Posee la propiedad de filtrar los rayos ultravioletas y así de desempeñar el papel de protección natural solar 4.
Revitalizante cutáneo, depurativo, purificador, antioxidante y reafirmante (pieles flácidas).

Aceite de acción calorífera y regenerante, perfecto para masajes tratantes (mezclado o no con aceites esenciales) y/o altamente reconfortantes (por su acción calorífera: calma el sistema nervioso y actúa contra cefaleas tensionales).

Su acción calorífera natural, lo hace especialmente indicado para:

- Manos y pies fríos: manos estropeadas con la llegada del frío, o un masaje en los pies es suficiente para mantener la temperatura, mantener la piel sin asperezas ni grietas, evita el entumecimiento y alivia el cansancio de los pies.
- Dolores reumáticos.
- Hidrata los labios, regenerándolos y protegiéndolos gracias a su acción natural de FPS

Cuidado del cabello: se emplea con maravillosos resultados a modo de mascarilla capilar especialmente para los cabellos muy secos, o en cuero cabelludo con problemas.
Previene la caída del pelo gracias a sus nutrientes y evita que el cabello se vuelva canoso.

Publicar un comentario