POLVOS DE KAOLÍN, arcilla blanca



El uso de la arcilla se remonta hasta la Antigüedad, es el mejor modo para tener piel de seda.

Antiguos papiros egipcios nos revelan, que los médicos del faraónn utilizaban una tierra para curar todo tipo de enfermedades, heridas, inflamaciones y afecciones de la piel

Además de mezclar ya la arcilla con aceites aromáticos....

La arcilla es una sustancia natural y viva, capaz de frenar la proliferaciónn de microorganismos patógenos y favoreciendo una reconstitución celular saludable.

Actúa allí justo dónde se encuentra el foco del problema y realiza a su vez una limpieza muy completa, por su alto poder antibacteriano, eliminando los elementos indeseables, sin dañar el equilibrio natural de la piel.

El Kaolín (arcilla blanca) contiene sales minerales esenciales para la vida celular sana y saludable.

Con alto contenido de silicio, desempeña una acción primordial en la formación de la piel y el tejido conjuntivo.

Posee un poder de absorción tal que permite drenar suavemente y en profundidad, sin agredir la naturalidad de la piel, muy recomendable para eliminar impurezas y toxinas, lo que lo hace un imprescindible en los tratamientos del acné y comedones.

Gracias a sus características fisio-químicas naturales, actúa como gran depurativo, descongestionante, suavizante , calmante y oxigenante.

Especial para la limpieza y desincrustación de los puntos negros e impurezas de la piel.

Ideal en el cuidado de dermatitis, acné rosáceo.

Modo de empleo: el polvo de Kaolín puede usarse directamente o incorporado en fórmulas, tipo mascarillas y emulsiones.

Mascarillas de arcilla:

Para hacerte una mascarilla de kaolín: su preparación es bien sencilla, preparamos una mezcla muy fluida, cuya composición consistirá en menos arcilla y más agua, sólo tienes que aplicar en la cara una capa no muy fina, evitando siempre el contorno de boca y de los ojos.

Una vez se seque (a los 15-20 minutos) la retiramos con agua tibia y/o una esponja desmaquillante.

Puedes también aplicarte la mascarilla en el cabello, brazos, piernas, espalda, sin problemas, allí dónde más lo necesites.

Puede utilizarse en frío (en lugares calientes, como el bajo vientre y en zonas congestionadas o inflamadas) o tibia (cuando necesitamos revitalizar un órgano, en caso de cistitis, colocado sobre el hígado, riñones o vejiga).
Para calentar la arcilla, lo mejor es dejarla entibiar directamente al sol.
En invierno esto puede ser un poco difícil, podemos poner el recipiente cerca del radiador.
Cuidado con resecarla o cocinarla demasiado, ya que perderáa sus maravillosas propiedades.


Para aprender más:

Curso práctico de cosmética natural 


Aquí tienes un curso muy completo para beneficiarte del amplio mundo de la cosmética natural.
Aprenderás cómo elaborar múltiples preparados: cremas de belleza, lociones, jabones, champú, bombas de baño, sales de baño, aceites, perfumes, colonias...


..
Publicar un comentario