Hacer tu propio incienso


Estamos en primavera!!
El aire es el elemento de la primavera, se relaciona con nuestro subconsciente colectivo.
Elaborar y quemar inciensos es una tarea muy agradable vinculada con el aire.
El aroma magnífico y poderoso de los inciensos puros nos llega tanto por sus propiedades aromaterapéuticas como por el conocimiento del mismo elemento.
Hay algo fantástico al elaborar con un mazo y un mortero, fundido con los enérgicos y naturales aromas de los ingredientes que empleamos, todo ello estimulan emociones intensas.
Pocas cosas huelen tan bien como el incienso hecho en casa, y cuando lo prendes fuera de casa, o lo regalas, transportas el calor de quien lo ha hecho.
Aquí os dejo unas recetas fáciles y prácticas, pero una vez cojáis el truco, prueba de experimentar con ingredientes más exóticos y con recetas más elaboradas.
Estos inciensos caseros y naturales pueden quemarse sobre carbón del que se enciende solo (lo encontraréis en herboristerías, o tiendas alternativas), añadid una gran cantidad de tierra, o piedrecillas, o arcilla o cenizas, debajo del carbón para evitar que se rompa el contenedor por el calor.
Si no dispones de carbón puedes encender una montañita de incienso con una cerilla, no va arder por completo y tendrás que encenderlo varias veces.
La canela que adquirimos en las tiendas es una excelente base para muchas mezclas.
El aroma de canela al quemarse tiene un efecto natural de hacer que las personas se sientan abrigadas y reconfortadas, pero si por el contrario los pensamientos avivados por la canela son excesivos o demasiado invernales, prueba mejor a utilizar serrín de madera no barnizada, o trocitos de madera de sándalo o directamente sándalo en polvo, que puedes conseguir en herboristerías. Si empleas el sándalo en trocitos, tendrás que picarlos durante un rato para hacer que la mezcla de tu incienso casero sea adecuadamente fina.

Incienso Primavera:
- 3 partes para la base (canela en polvo, o polvo de madera-serrín, o sándalo en polvo o trocitos)
- 1 parte de lavanda seca
- ½ parte de salvia seca
Machacar bien con el mortero. Guardarlo en una botellita de cristal o una jarra con etiqueta decorativa.

Incienso Hogareño
- 3 partes de canela en polvo
- 2 partes de madera de sándalo o en polvo
- ½ parte de hojas de laurel secas
- ½ parte de mejorana seca o verbena seca (herbolario)
- ½ de corteza de naranja seca (herbolario)
Machacar bien con el mortero. Guardar. Quemarlo siempre que lo sientas necesarios.

Incienso Amoroso
- 2 partes de madera de sándalo en trocitos o en polvo
- 1 parte de pétalos secos de rosa
- ½ parte de lavanda seca
- 12 gotitas de aceite esencial de rosa o geranio
Primero machacar bien los ingredientes en el mortero, luego añadir las gotitas del aceite esencial y mezclar.


©  Anna Vijo

Publicar un comentario